Mis imprescindibles para ir al parque

Por fin ha llegado la primavera y con ella, en esta casa, inaguramos la temporada de parque. Hoy me he aventurado a salir yo sola con los cuatro, normalmente voy solamente con los dos pequeños y un montón de bártulos que te detallo a continuación.

Lo primero y más importante con un bebé que todavía no se sienta ni camina, es una manta de picnic. La nuestra es de la marca Skip-Hop, está plastificada por lo que se limpia fenomenal y se pliega en forma de bolso. Es extra grande, como nuestra familia, así la niña puede jugar sin salirse del área.

En el bolso siempre llevo algún juguete para la bebé y para evitar perderlos, los sujeto con un chupetero. Los que más me gustan para ese fin son los de Mimuselina porqué tienen el extremo para sujetar el chupete de goma elástica y es muy útil para enganchar mordedores, sonajeros o algún otro juguetito pequeño. Seguir leyendo

¿Qué hacemos con los niños cuando llueve? ¡Ideas!

Cling clang, cling, cling, clang
Las gotitas de la lluvia
Cling clang, cling, cling, clang
Caen, caen sin parar.

En Alemania llueve un día sí y otro también, por lo que tengo que tener recursos para entretener a los niños y no acabar loca perdida (aún más si se puede).

Los días lluviosos procuro salir un poco con el tercero, aunque sea en los 10 minutos que para de llover, para que tome aire fresco y calme los nervios de estar encerrado. Aunque yo prefiera  coger una mantita y acurrucarme en el sofá con una taza de café y una peli. Pero siendo realistas, si lo intentase, ni me tomaría el café ni vería la peli y probablemente acabaría de los nervios.

Con mis hijos suele ocurrir que están jugando tranquilamente pero de repente estalla el caos. Uno molesta a otro, el pequeño llora y no sabe ni porqué,  están estresados y eso ya no hay quien lo controle. Por ello es importante intervenir antes de que eso ocurra y proponerles alguna actividad.

Ideas para fines de semana o tardes lluviosas:
  • Manualidades con pinturas de dedos o temperas.
  • Recortarbles
  • Colorear con ceras
  • Decoración para ventanas con “Divermagic”
  • Jugar con arena cinética
  • Figuritas con masa de sal o arcilla
  • Plastilina
  • Hornear un bizcocho, magdalenas o galletas
  • Espectáculo de títeres
  • Contar historias con una linterna en una cueva hecha con sábanas
  • Jugar a juegos de mesa
  • Leer
  • Ver álbumes de fotos y disfrutar de los recuerdos.
  • Puzzles
  • Juegos de estar sentados (frase encadenada, mímica, adivinanzas,…)
  • Ponerse el chubasquero y las botas y salir saltar a en los charcos (mucho mejor por la tarde para después darse un baño calentito)
  • Bañarse con mucha espuma o sales de las que colorean el agua.

Seguir leyendo

Picnic a la española

Aquí en Alemania el invierno es muy largo (y muy gris) y a la que va llegando el buen tiempo y comienzan a asomar los primeros rayos de sol, cogemos los bartulos y nos vamos de picnic a los parques o a las orillas de los ríos.

Al principio, cuando salía el sol, nos hacía gracia ver como los alemanes salían todos a hacer vida al exterior y de manga corta aunque no hiciese calor. Con el tiempo, nos hemos alemanizado en ese aspecto y es que como no aproveches esos rayitos de sol, es posible que no vuelvas a verlos en ¡días o semanas!

A diferencia de España, en la mayoría del parques hay espacios en los que está permitido hacer barbacoas. Es curioso ver como llegan las familias cargadas, colocan su barbacoa y como si estuviesen en el jardín de su casa.

En los supermercados venden barbacoas de un solo uso justamente para este propósito, pero es importante cumplir ciertas normas para que no nos llamen la atención. Por ejemplo, hay que colocarlas sobre piedras o una superficie alta y resistente al calor (suele haberlas) para no quemar la hierba si las colocamos en el suelo.

Nosotros solemos hacer la barbacoa en casa, si vamos de picnic nos llevamos la comida preparada. Bastante cargados vamos ya, como para encima pensar en la carne, condimentos, pinzas…

Nuestras comidas fuera de casa suelen ser muy españolas, no falla el pollo empanado, la tortilla de patatas y unas aceitunitas.

Las qué sois mamás múltiples sabéis lo difícil que es salir de casa con los niños. Cuando parece que ya está todo y que nos podemos marchar… a uno le entra pipí (o caca), el otro se ha ensuciado y el tercero se ha caído trepando por el sofá.

Así que como intente preparar la comida por la mañana, o me levanto a las seis o no salimos de casa hasta las cuatro de la tarde y, ya si eso, merendamos. Seguir leyendo

Viajar con un bebé

Ya se han acabado las vacaciones y toca volver a la rutina, pero antes quería explicaros como fue el viaje a Spanien con el bebé.

Por si no me seguís por las redes, solamente fuimos El Bebé (14 meses) y yo. El Mayor y El Segundo se quedaron con el Gran Jefe.

En cuanto a la maleta fui a lo práctico, me llevé solamente lo esencial. Nada de trastos ni “por si acaso”.

El vuelo lo hicimos con Ryanair y desde hace un tiempo te permite subir al avión una maleta y una mochila no muy grande. Para El Bebé, además, podía llevar un bolso o mochila de hasta 5kg sin coste adicional.

En la maleta metí la ropa de los dos. Siendo verano la ropa ocupa poco y como me alojé en casa de la familia, podía lavar y no necesitaba llevarme medio armario.

maletaEn lugar de llevar un bolso con lo del bebé, cogí una mochila de tamaño normal para llevar los pañales, cambiador, muselina, juguetitos, documentos y las bolsas transparentes con los líquidos y medicinas para evitar tener que busca luego en la maleta.

Al avión te permiten subir agua y comida para los bebés pero hay que mostrarlo en el control. Para no tener que sacar todo mientras sujetaba al bebé, lo llevé dentro de una bolsita térmica de Skip-Hop  y aproveché para llevar también un tentempié y agua para mi 😉

Decir que no me llevé silla de paseo porqué en Spanien tenía una, pero también la podéis llevar gratis en el avión. La podéis usar hasta la puerta del avión o hasta la pista en el caso de aeropuertos pequeños y luego te la devuelven en el mismo sitio.

Al bebé lo llevé en la mochila ergonómica Manduca ¡Bendito invento!

dav

Nuestro viaje empezó saliendo de casa a las 6:45h para coger el tren que nos llevaría hasta la estación principal de Frankfurt (ahora vivimos a unos 25km). De normal, he de tomar dos trenes pero había obras en la vía y habían puesto un tren provisional que va directo. ¡Para mi fue genial!

El Bebé llevó bien los 45 min que duró el trayecto y se durmió mientras esperábamos el autobús que nos llevaría al aeropuerto. Ryanair no vuela desde el aeropuerto de Frankfurt así que nos tuvimos que desplazar a otro aeropuerto que está a unos 115Km.

Se despertó justo al sentarnos en el autobús y me aterraba pensar que tenía 1h y 45 min de viaje con El Bebé con las pilas cargadas.

Lo entretuve con galletas, mirando un cuento, mirando por la ventana… a ratos pedía pecho y se relajaba, otras veces gritaba porqué quería tocar los botones del aire acondicionado. Al final se quedó muy quieto, creo que se mareó. Seguir leyendo

Samstag bien aprovechado

Hoy puede decirse que hemos aprovechado bien el día.

La idea era ir a comprar algunas cosas que nos faltaban para el trabajo de el Gran Jefe y volvernos para casa, pero la cosa se nos ha alargado.

De camino a la tienda hemos pasado por la feria del río y, como no, nos hemos parado un poco.

El Mayor y El Segundo se han montado en una atracción y después, pese al enfado de El Segundo, hemos continuado nuestro camino.

img_20140802_115237 img_20140802_115925

Si los días de cada día el Zeil esta lleno, hoy ya no cabía ni un alfiler…

Después de una cola terrible, con 15 cajas funcionando a toda marcha, hemos conseguido pagar la ropa de el Gran Jefe y salir de la tienda.

Todos los sábados por las mañanas hacen un mercadillo de segunda mano bastante grande. Un fin de semana es al lado de casa y la semana siguiente, no sabemos donde. Pero nos sonaba que nos dijeron que estaba cerca del centro. Como nos hace falta una tele y de momento no sabemos cuando vamos a ir a España a por nuestras cosas, habíamos pensado en comprar una para salir del paso.

Total que nos hemos liado calle abajo, abajo, abajo y de mercadillo nada, pero nos hemos topado con el Zoo! Seguir leyendo