El embarazo en Alemania: Segunda visita (12 semanas)

Las que me seguís por las redes ya sabéis la noticia ¡estamos esperando a nuestro cuarto bebé!

Ayer tuve la segunda visita con el ginecólogo, la de las 12 semanas. Como en España y en la mayoría de países es una visita importante. Si tu doctor solamente hace las 3 ecografías que cubre el seguro, en esta visita ¡conocerás a tu bebe!

Entre la semana 11 y la 13 se realiza el Triple Screening, pero a diferencia que en España, aquí es opcional y por tanto de pago (entre 150 y 200 euros dependiendo del laboratorio).

Consiste en la estimación de las probabilidades de que el feto esté afectado de Síndrome de Down o de otros síndromes (Edwards y Patau ).

El proceso de este test  consiste en una analítica de sangre y una ecografía. Si ya avistaste que querías el estudio,  suele realizarse con la misma extracción de sangre de la primera visita, no te hacen otra.

En la analítica se analizan dos valores en la sangre. Estos son el de la fracción beta de la hormona del embarazo (hCG) y los valores de la proteína placentaria asociada al embarazo (PAPP-A).

En la ecografía se mide la longitud del bebé de cabeza a nalgas y se realiza un estudio anatómico.

El estudio consiste en medir la traslucencia nucal o pliegue nucal, que es un espacio situado en la parte posterior de la cabeza del bebé, cercano al cuello. El motivo por el que se realiza esta medición es por que los bebés con Síndrome de Down suelen tener una mayor cantidad de fluido en esa zona.

También se comprueba la presencia de tabique nasal que, en caso de ausencia, podría ser signo de posible Síndrome de Down.

Si el doctor sospecha que pudiese haber riesgo, es probable que revise un vaso sanguíneo cercano al corazón llamado ductus venoso, que suele presentar alteraciones en los bebés con cromosomopatías.

Los valores recopilados se introducen en un programa de cálculo de riesgo junto con los valores de la analítica de sangre. Se realiza una corrección de los valores  teniendo en cuenta la edad y el peso de la madre, la etnia o si padece diabetes o alguna otra patología.

Por lo tanto, es una prueba que se basa en estadísticas a partir de baremos.

Se considera alto riesgo cuando el el resultado es superior a 1/250 para trisomía 21, 18 o 13. En estos casos, se ofrece la opción de una biopsia corial o amniocentesis. En Alemania, si el Triple Screening muestra que tienes riesgo alto, el seguro cubre la amniocentesis.

Nosotros decidimos no hacerlo debido a que no valoramos la opción de una interrupción del embarazo por una anomalía cromosómica.

Por lo tanto, mi visita fue un poco más corta y el doctor únicamente realizó una ecografía rutinaria. Tomó las medidas necesarias, comprobó el latido y el flujo sanguíneo del cordón y la placenta y midió la cantidad de líquido amniótico.

También me hizo una ecografía 3D para ver mejor los rasgos del bebé, aunque se movía mucho y fue un poco complicado.

Me comentó que había un poco de exceso de líquido pero que en las semanas en las que estoy es normal. Lo volverá a revisar en la próxima visita porqué, si sigue igual, puede ser indicativo de diabetes gestacional.

También, por las medidas del bebé, me adelantó la fecha de parto unos días. Lo cual es una alegría para cualquier embarazada, pues pasé de estar de 12+4 semanas a 13.

Antes de la ecografía, la enfermera me había pesado y mirado la tensión.

Hasta aquí la segunda visita, la próxima la tengo en otras 4 semanas y, si se deja ver, ¡sabremos el sexo del bebé!

 

 

 

Deja un comentario, me pondré muy contenta!