Embarazo en Alemania: Quinta visita (25 semanas)

Ya ha pasado una semana desde que tuve la visita, pero es que mi día últimamente no me cunde, ¡me faltan horas! pero de hoy ya no pasa, que ahora tendré las visitas más seguidas y se me acumula.

Como sospechaba, en esta visita me tocó el famoso test de O’sullivan, comúnmente conocido como prueba del azúcar o glucosa.

Esta prueba suele realizarse entre la semana 24 y 28 de gestación y determina la cantidad de glucosa en sangre una hora después de haber tomado 50 gramos de glucosa (el famoso zumo empalagoso).

A diferencia que en España, en Alemania no se hace en ayunas y no tiene porqué ser por la mañana. Esta vez me tocó a las diez de la mañana, pero en el embarazo de Anuar me la hicieron justo después de comer.

La prueba sirve para identificar un posible riesgo de diabetes gestacional. Si el resultado es igual o superior a 140 mg/dl se considera positivo. Como es probable que se de un falso positivo, el siguiente paso es realizar un Test de Tolerancia a la glucosa (TTOG) para confirmarlo. A este segundo test se le conoce como curva larga.

Según donde residas el protocolo es distinto. Hay centros que realizan una primera extracción antes de tomar la glucosa y otra una hora después, y centros que solamente realizan la extracción después y usan la analítica de sangre del segundo trimestre para comparar.

En mi caso, en todos los embarazos (en España y en Alemania) solamente me han sacado sangre después.

Esta prueba es importante porqué la diabetes gestacional aumenta el riesgo de complicaciones como puede ser la macrosomía, el aumento del líquido amniótico (polihidramnios), partos por cesárea, problemas del metabolismo de la glucosa en el recién nacido y muerte intrauterina. También está relacionada con consecuencias a largo plazo para el niño, como puede ser obesidad, diabetes, inatención o hiperactividad en la infancia.

Durante la hora de espera me sorprendió que me pasasen 20 minutos a monitores. Supongo que para ver como reacciona el bebé a la glucosa. Y como era de esperar, tenía una fiesta. También se detectaron algunas contracciones de Braxton Hicks seguramente provocadas por el mismo movimiento de la niña.

Después me visitó el ginecólogo, pero fue una visita muy rápida. Hizo las mediciones correspondientes del bebé, comprobó el latido fetal y el flujo sanguíneo del cordón y la placenta. La niña tenía un pie delante de la cara y no pudimos verla bien. Lo importante es que está perfecta.

Al salir, como es habitual, hice alguna comprita para mi niña. Esta vez cayeron unos zapatitos y un pack de pijamas y otro de bodys.

¿Cómo fue vuestra prueba del azúcar?

 

Un comentario en “Embarazo en Alemania: Quinta visita (25 semanas)

  1. Taisa dijo:

    Uf, pues a mi en España, aparte de ir en ayunas, me hicieron analítica antes (yo me solía marear) y luego a la hora de nuevo. Y con el zumo asqueroso, que sabia peor que el Frenadol… No vomité por pura fuerza de voluntad, porque ya sabía que encima, si vomitas, te lo repiten otro día…
    Cuando aquí la matrona me comentó además, que podía incluso no hacérmela, me dejó loca. Pero me explicó que aquí no era así y dije que vale, a mi si me la hicieron por la mañana pero porque luego tenían que mandar la sangre, pero ni se hace en ayunas como ya dices, ni analitica antes, el líquido era glucosa sin sabor y era poco más que agua con azúcar, y además, podía beber también más agua mientras esperaba. Y mientras estuve de charreta con la matrona, en vez de sentada en una sala de espera entre embarazadas haciendo náuseas. Eso también ayuda a que pasase mejor el rato.

Deja un comentario, me pondré muy contenta!