Picnic a la española

Aquí en Alemania el invierno es muy largo (y muy gris) y a la que va llegando el buen tiempo y comienzan a asomar los primeros rayos de sol, cogemos los bartulos y nos vamos de picnic a los parques o a las orillas de los ríos.

Al principio, cuando salía el sol, nos hacía gracia ver como los alemanes salían todos a hacer vida al exterior y de manga corta aunque no hiciese calor. Con el tiempo, nos hemos alemanizado en ese aspecto y es que como no aproveches esos rayitos de sol, es posible que no vuelvas a verlos en ¡días o semanas!

A diferencia de España, en la mayoría del parques hay espacios en los que está permitido hacer barbacoas. Es curioso ver como llegan las familias cargadas, colocan su barbacoa y como si estuviesen en el jardín de su casa.

En los supermercados venden barbacoas de un solo uso justamente para este propósito, pero es importante cumplir ciertas normas para que no nos llamen la atención. Por ejemplo, hay que colocarlas sobre piedras o una superficie alta y resistente al calor (suele haberlas) para no quemar la hierba si las colocamos en el suelo.

Nosotros solemos hacer la barbacoa en casa, si vamos de picnic nos llevamos la comida preparada. Bastante cargados vamos ya, como para encima pensar en la carne, condimentos, pinzas…

Nuestras comidas fuera de casa suelen ser muy españolas, no falla el pollo empanado, la tortilla de patatas y unas aceitunitas.

Las qué sois mamás múltiples sabéis lo difícil que es salir de casa con los niños. Cuando parece que ya está todo y que nos podemos marchar… a uno le entra pipí (o caca), el otro se ha ensuciado y el tercero se ha caído trepando por el sofá.

Así que como intente preparar la comida por la mañana, o me levanto a las seis o no salimos de casa hasta las cuatro de la tarde y, ya si eso, merendamos. Seguir leyendo

El “Meine Ruhe”

Por todos es sabido que los eEl-juego-del-silenciospañoles somos escandalosos por naturaleza. Nuestro volumen al hablar es alto y más si estamos en familia o con amigos. ¡No digamos si se trata de una fiesta!

Si tienes pensado venir por estas tierras, debes saber que en Alemania (el país del papeleo por excelencia) está todo regulado, incluso el silencio. Hay un concepto llamado “meine Ruhe” que vendría a traducirse como “mi paz” o “mi tranquilidad”, la traducción exacta no está clara.

En Spanien todos sabemos que a partir de las 22:00h no está permitido hacer jaleo excesivo (suele decirse que es a las 22:00h, pero creo que nadie realmente sabe la hora exacta). Todos lo hemos sufrido alguna juerga vecinal y al vecino escandaloso no le ha pasado nada. A menos que sea algo muy exagerado, nadie llama a la policía, te aguantas y punto. Seguir leyendo

Samstag bien aprovechado

Hoy puede decirse que hemos aprovechado bien el día.

La idea era ir a comprar algunas cosas que nos faltaban para el trabajo de el Gran Jefe y volvernos para casa, pero la cosa se nos ha alargado.

De camino a la tienda hemos pasado por la feria del río y, como no, nos hemos parado un poco.

El Mayor y El Segundo se han montado en una atracción y después, pese al enfado de El Segundo, hemos continuado nuestro camino.

img_20140802_115237 img_20140802_115925

Si los días de cada día el Zeil esta lleno, hoy ya no cabía ni un alfiler…

Después de una cola terrible, con 15 cajas funcionando a toda marcha, hemos conseguido pagar la ropa de el Gran Jefe y salir de la tienda.

Todos los sábados por las mañanas hacen un mercadillo de segunda mano bastante grande. Un fin de semana es al lado de casa y la semana siguiente, no sabemos donde. Pero nos sonaba que nos dijeron que estaba cerca del centro. Como nos hace falta una tele y de momento no sabemos cuando vamos a ir a España a por nuestras cosas, habíamos pensado en comprar una para salir del paso.

Total que nos hemos liado calle abajo, abajo, abajo y de mercadillo nada, pero nos hemos topado con el Zoo! Seguir leyendo