La guardería o Kindergarten en Alemania

En este post te hablé de la educación primaria en Alemania, y aprovechando que el tercero acaba de comenzar la guardería, hoy vengo a hablarte del Kindergarten.

La traducción de Kinderdarten no es exactamente guardería, sería “jardín de infancia”,  pero así nos entendemos todos.

Al igual que en España, en Alemania la escolarización obligatoria es a los 6 años, pero el 85% de los niños alemanes de entre 3 y 6 años acuden al Kindergarten. Si comparamos la filosofía educativa de las guarderías alemanas, no tiene nada que ver con la etapa de educación infantil (3-6 años) de España.

Sobre el papel, todos los niños de 3 a 6 años tienen derecho a una plaza en una guardería pública. Pero en muchas ciudades la realidad es otra y cuesta muchísimo encontrar una plaza por lo que las familias tienen que recurrir a las guarderías privadas (carísimas) o las Tagesmutter que son las madres de día. Por suerte no es el caso de nuestro pueblo, nosotros pudimos elegir el Kindergarten tanto con el segundo como con el tercero.

Te estarás preguntando que ocurre con los niños de menos de 3 años y como lo hacen los padres que trabajan. Recordando este post antiguo en el que te conté que la excedencia por maternidad/paternidad (pagada) dura 12 meses y  puedes alargarla hasta los 3 años jugando con las reducciones de jornada de ambos progenitores. Por lo que lo normal es que el primer año, los niños estén en casa con alguno de los padres y después, si es necesario, pueden acudir a la KinderKrippe o “Casa cuna” hasta los tres añitos. Sigue leyendo

Cuatro años en Alemania ¿Nos quedamos?

Pues sí, como dice el título, ayer se cumplieron cuatro años de nuestra llegada a tierras germanas y creo que es momento de una valoración.

En este post puedes leer la valoración que hice del primer año, la he releído y aunque mantengo prácticamente todos los pensamientos, ha pasado tiempo suficiente para poder valorar otros aspectos.

El periodo más duro de emigrar, son los dos primeros años, te sientes que no perteneces ni a tu país de origen, ni al nuevo país. Vas un poco sin rumbo, más aún cuando tienes la barrera del idioma.

El idioma ha sido lo que más momentos de frustración y deseos de volver a provocado. No es fácil tener que depender siempre de alguien que te acompañe a citas con los profesores, reuniones del colegio, a hacer trámites con la administración… Por eso, si me estás leyendo porqué te planteas emigrar, el mejor consejo que puedo darte es que aprendas antes el idioma, no que lo domines, pero si que tengas una buena base.

A día de hoy sigo sin hablar alemán, lo entiendo más o menos, pero no se hablarlo. Eso sí, por mi trabajo, se me da mejor leído y escrito que hablado ya que paso el día leyendo y contestando emails y redactando textos. Sigue leyendo

Desmintiendo mitos de la cultura alemana

Hoy te traigo un post que tenía muchas ganas de hacer pero siempre lo iba dejando, así que de hoy no pasa.

Antes de seguir, quiero pedirte que pares un momento y pienses en algunos adjetivos con los que describir a los alemanes y su cultura.

Seguimos, seguro que en tu lista hay alguno como: puntuales, ordenados, eficientes, educados, cerrados, honrados… ¿verdad? Pues déjame decirte que esa creencia está muy extendida y no es  del todo cierta.

Algo que a mi me fastidia mucho es la gente impuntual, no la soporto, me da la sensación de que no les importa mi tiempo. Y mi tiempo, para mi que tengo más bien poco, es muy valioso como para perderlo así tontamente. Pues créeme que todavía no he topado con un alemán puntual en cuatro años que llevo en Alemania.

Da igual que sea un amigo, el técnico de la caldera, el médico o la maestra de alguno de los niños, siempre me toca esperar! Y no un ratito, no, lo más que he esperado han sido 3 horas ¡sí, 3 horas! en la consulta del médico.

Una cosa es que vayas a urgencias y haya cola, pero otra es que tengas la visita programada. Puede pasar que te llamen 10 o 15 minutos tarde, en España también ocurre, pero ¿tres horas? ah! pero luego no llegues tu tarde, que encima de que no te atienden, has de pagar la consulta.

Con el técnico del gas, el deshollinador o cualquiera que tenga que venir a casa, lo mismo, siempre llegan tarde. Por no decir la maestra del segundo, que cada vez que me llama a una entrevista he de esperarla un buen rato porqué está acabando otras cosas. Aunque a eso creo que ya le he puesto remedio, la última vez me llevé a los dos pequeños (a pesar de que el gran jefe estaba en casa) para que se diese cuenta de que ando muy atareada y que además los niños no entienden de esperas, porqué se disculpó mucho cuando vio el percal que tenía liado con una llorando de sueño y el otro de aburrimiento. Sigue leyendo

¿Cómo se celebra el Carnaval en Alemania?

Desde fuera, se tiene la imagen de que los alemanes son serios y poco sociables, pero después de tres años y medio de convivencia con ellos, os puedo asegurar ¡les encanta la fiesta!

Celebran fiestas de todo tipo, tanto alemanas como extranjeras, y algunas, como el Carnaval, lo hacen a lo grande.

El Carnaval más conocido es el de Köln (Colonia) que comienza el 11, del 11 a las 11 y 11 minutos. Sí, como lo lees, la temporada de Carnaval comienza en noviembre aunque la fiesta gorda es en febrero.

La fiesta comienza el jueves lardero con el Weiberfastnacht, en el que las protagonistas son las mujeres. Durante el jueves, el alcalde entrega las llaves de la ciudad a las mujeres y se considera que estas tienen el poder.  Ese poder se representa cortando la corbata a los hombres que encuentran por la calle.  Por la noche se celebra el Carnaval de las Mujeres y estas se desmelenan.

Desde el viernes y durante todo el fin de semana, suele haber desfiles y fiestas en los pueblos. También es común que en algunas ciudades haya el desfile de los colegios el domingo o el martes. Sigue leyendo

¿Es Alemania amiga de los niños?

Muchas veces en los comentarios de Instagram leo cosas del tipo “Qué suerte que Alemania esté tan equipada para los niños” o “Alemania es un buen lugar para tener niños”, pero aunque en algunos aspectos está a años luz de España, no es oro todo lo que reluce.

Lo primero que nos llamó la atención al llegar fue que aquí los niños hasta 6 años no pagan en ningún transporte publico y que de los 6 a los 14 años pagan la mitad del billete. Lo cual me parece que está muy bien. Por eso seguimos sin coche, todo está muy bien comunicado en transporte publico y es más barato que mantener un coche.

Después descubrimos la infinidad de parques infantiles que hay y lo limpios y bien cuidados que están. Suelen estar vallados o alejados de carreteras y tienen un cartel en el que se indica las horas de uso (normalmente de las 7 a las 20h) , la edad y si hay alguna prohibición (en algunos más pequeños, por ejemplo, no se puede jugar a la pelota).

En el día a día encuentras pequeños detalles que hacen tu vida con niños mucho más cómoda. Yo, por ejemplo, salgo de casa sin pensar en si llevo pañales o toallitas de repuesto, porqué si me encuentro que me he olvidado reponerlas, puedo acudir a algún DM (cadena de droguerías) y se que allí puedo cambiar al bebé porqué tienen todo lo necesario. Sigue leyendo

El registro del recién nacido en Alemania: Geburtsurkunde

Hoy te voy a contar los pasos a seguir para obtener la partida de nacimiento de tu bebé recién nacido en Alemania.

En el caso de que los padres no estén casados (aquí no se reconoce la pareja de hecho), el padre deberá reconocer legalmente al hijo. Esto es importante, no solo para constar como padre de tu hijo, si no para posibles reclamaciones futuras (custodia, herencias…) y para temas menos complejos como autorizar un tratamiento médico del hijo o abrirle una cuenta en el banco.

Este trámite, llamado Vaterschaftsanerkennung, puede hacerse antes o depués del nacimiento. Lo ideal es hacerlo antes y ya te olvidas, que bastante papeleo viene después.

Relacionado con el reconocimiento, hay otro trámite, el gemeinsames Sorgerecht, que recoge el acuerdo entre los padres donde se comprometen a compartir los derechos y obligaciones que implica el nacimiento de su hijo. Este no es obligatorio.

Ambos se pueden realizar en el Stadtjugendamt, en el juzgado (Amtsgericht) o ante notario. 

En el Hospital o casa de partos, te entregarán una hoja de color amarillo (Geburts- bescheinigung) para presentar en el registro civil (Standesamt). Dicha hoja, contiene todos los datos del bebé (lugar de nacimiento, hora, nombre de quien atendió el parto…). Hay hopsitales que disponen de una oficina para el registro, con lo cual, lo entregas el día del alta y te olvidas. Si es el caso de tu hospital, recuerda llevar los documentos necesarios porqué deberás presentarlos.

En el caso de que debas dirigirte al registro civil, debes saber que tienes un plazo de una semana para comunicar el nacimiento. Esto no significa que debas resgistrar al bebé en ese plazo, pues a veces hay complicaciones que no lo permiten, pero si deberás llamar para informar del nacimiento y solicitar cita.

Tanto si lo inscribes en el hospital como si lo haces en el registro civil, necesitas los mismos documentos:

  • El certificado de nacimiento que entrega el hospital (Geburtsbescheinigung).
  • Copia de los documentos de identidad o de los pasaportes de los padres.
  • Las partidas de nacimiento de los padres (en caso de no ser alemana, deberá ser plurilingüe).
  • El certificado de matrimonio de los padres (también plirilingüe si se hubiese contraído fuera de Alemania).
  • Y si los padres no están casados, además el reconocimiento de paternidad (Vaterschaftsanerkennung).

Sigue leyendo

Excedencia de maternidad en Alemania: Elternzeit, Elterngeld y Elterngeld Plus

Cada vez estoy más convencida que a los alemanes les gustan las cosas rebuscadas, y contra más papeles haya de por medio, mejor. La baja y la excedencia de maternidad no iban a ser una excepción.

Como os comenté en este post sobre la baja maternal, esta dura 14 semanas repartidas en 6 semanas antes del parto y 8 tras el nacimiento del bebé. Seguramente estarás pensando que vaya una birria de baja, tiene dos semanas menos que en España, pero no, la parte buena te la explico ahora.

Elternzeit

En Alemania los padres tenemos derecho a cogernos una excedencia por maternidad/paternidad durante los tres primeros años del bebé. Este periodo se lo conoce como Elternzeit, cuya traducción literal sería “Tiempo de padres” o algo así.

La excedencia puede cogerse completa o reduciendo la jornada. En el caso de optar por una reducción de la jornada laboral, el progenitor debe trabajar más de 15 horas semanales pero menos de 30 horas. Además, debe haber trabajado al menos 6 meses y la empresa debe contar con más de 15 empleados.

Durante el tiempo que estás de excedencia, el empleador debe guardarte el puesto de trabajo ya que estamos protegidos por la ley de protección contra el despido. Del mismo modo, tú tampoco puedes rescindir voluntariamente el contrato mientras estás de excedencia. Si deseas cancelar el contrato de trabajo después del Elternzeit, deberás avisar con un plazo de tres meses y no con uno como suele ser habitual.

Ambos padres tenéis derecho a coger la excedencia, ya sea a la vez o por separado. Si la madre decide tomarse un tiempo de excedencia, debe hacerlo tras el parto y el padre puede cogerlo cuando prefiera dentro del periodo de los tres años.

Evidentemente, como cualquier excedencia, este periodo no cobrarás tu sueldo o la parte proporcional si prefieres reducir la jornada.

Vale sí, me dirás que en esto tampoco hay diferencias, sigue siendo como en España… pero ¡te equivocas! sigue leyendo.

Elterngeld

Esta es la parte que más me sorprendió de Alemania, y es que el Estado otorga una ayuda económica a los padres que deciden cogerse la excedencia por maternidad/paternidad.

Esta ayuda solamente puede cobrarse durante los primeros 14 meses de vida del bebé. Si solamente la coge  uno de los progenitores, el periodo de cobro será de 12 meses, pero si deciden repartirla, el mínimo serán dos meses. Excepto en las familias monoparentales que sigue siendo de 14 meses. Sigue leyendo