Como elegir el carrito del bebé y no morir en el intento

Todos los que os habéis visto en la situación de comprar un cochecito de bebé “Kinderwagen” sabréis que es la compra más difícil que hay que afrontar cuando estamos preparando las cosas del pequeño.

Y es que el mercado no nos lo pone nada fácil, hay infinidad de modelos con distintos pesos, características, colores, precios, accesorios… Que levante la mano quien en la primera visita a la tienda para elegir el carrito no haya salido estresado y con más lío en la cabeza que cuando entró.

014_2

Os voy a recuperar un texto de una Kollege de profesión, Kriscross, que nos ayudará a acotar la búsqueda. He hecho alguna anotación en cursiva porqué este texto es de 2006/2007 y hay aspectos que han ido cambiando con el tiempo.

“Curiosamente, cuando una mamá recibe la noticia de que está embarazada varios pensamientos van y vienen a su cabeza, pero hay uno que antes o después es común a todas las futuras madres: El momento en el que ella se imagina paseando por primera vez con su bebé por la calle.

Una futura mamá se imaginará el carro siempre con un capazo puesto, nunca se imagina a sí misma paseando al bebé en una silla de paseo, sino que ese ideal es configurado como capazo. Además nos lo imaginamos bonito, en el color y la forma que a nosotras nos gusta.

Esta primera imagen del ideal de cochecito es la que empieza a limitarnos a la hora de valorar opciones, puesto que en nuestra mente sabemos que lo que más cómodas nos hace sentir es el tipo de carrito que hemos imaginado.

Bajando un poco de esa nube, y tomando algo más de contacto con lo que es la realidad, empezamos a tener dos cosas claras:

Por una parte, que preferimos un carrito que no pese demasiado y por otra, que preferimos un carrito que sea muy plegable y ocupe poco.

Y normalmente, cuando una madre llega a este punto, se para en seco y empieza a buscar. Muy posiblemente encontrará lo que ella había imaginado como ideal, pero… ¿¿Habrá sido esta una buena elección?? Solo el tiempo lo dirá

PREGUNTAS QUE DEBEMOS HACERNOS Y RESPONDERNOS ANTES DE COMPRAR EL CARRITO DE BEBÉS:

Con respecto a ti, como mamá, las preguntas serían del orden de:

¿Vivo en ciudad o en campo? ¿Quizá cerca de la Playa?
¿El maletero de mi coche es grande o pequeño?
¿Tengo que subir escaleras?
¿Tengo que utilizar ascensor? ¿Es grande o pequeño?
¿Quién más utilizará el carrito? ¿Acaso la abuela que tras mi incorporación al trabajo sea quien realmente se haga más cargo de mi bebé?
¿Tengo problemas de espalda?
¿Cuál es el clima de la ciudad en la que vivo? ¿Es demasiado frio?
¿Quizá demasiado cálido?
¿Dispondré de ayuda en casa de una tercera persona cuando llegue el bebé?
¿Tendré la posibilidad de hacer una reducción de jornada laboral a la
llegada de mi bebé?
¿Soy consciente del número de horas que pasaré empujando ese carrito?
¿Soy consciente del número de obstáculos (geográficos o arquitectónicos)
que me encontraré a lo largo de mi paseo con ese carrito?

Con respecto al bebé:

¿Soy consciente de la importancia que tiene rodear al bebé de materiales y
tejidos naturales y transpirables?
¿Soy consciente de la importancia que tiene preservar la buena posición
de cuello y espalda de mi bebé?
¿Soy consciente de que la hora del paseo es junto con la del baño el
momento más relajante para mi bebé?
¿Soy consciente del número de horas que mi bebé va a pasar tumbado o
sentado en ese carrito?
¿Soy consciente de que durante aproximadamente un año entero, el carrito
será el único medio para transportar a mi bebé de un sitio a otro?
Ya tenemos las respuestas, ¿verdad¿, entonces el siguiente paso es conocer
exactamente lo que es un carrito de bebé y cada una de las piezas en las que
nos tenemos que fijar para optar por uno u otro.

Un carro de bebé, está compuesto únicamente por dos piezas: la silla y el capazo. Nuestro bebé deberá ser transportado por tanto durante el paseo en el capazo a lo largo de los primeros meses y en la silla el resto del tiempo mientras se utilice el cochecito.

Actualmente se han incorporado al mercado sillas de paseo aptas desde el nacimiento, por lo que pueden usarse sin capazo.

Nota muy importante:image052

El porta-bebés, comúnmente denominado Maxi-cosi, huevito o canastito, es una silla de automóvil; la primera silla de automóvil que un niño utilizará. Es uno de los errores más comunes y más graves en el público en general, pensar que se puede o se debe pasear en él al bebé. El Grupo 0/0+, (que es el nombre técnico y real de un porta-bebés) NO es un paso intermedio entre el capazo y la silla de paseo, como tampoco es un posible sustituto del capazo en determinadas ocasiones. Como silla de automóvil que es, la trataré por tanto en el apartado SEGURIDAD EN EL AUTOMÓVIL, y no antes.

Profundicemos pues, en los dos complementos que conforman un cochecito:

EL CAPAZO:

Es el habitáculo en el que llevaremos a nuestro bebé durante el paseo y a lo largo de los primeros meses de vida. Su uso es por tanto muy limitado, queda normalmente reducido a 3 o 4 meses de utilización y poco más (alargando mucho llegaríamos a los 6 meses). Que no se use durante un largo período de tiempo, no implica que le restemos atención a esta pieza, puesto que en ella va a ir un recién nacido que además es nuestro hijo.
Pese a la creencia generalizada de que a un bebé, después de permanecer en el vientre de su madre durante nueve meses, en una postura fetal y por tanto encorvado, no le afecta la posición de la espalda, os aseguro que un recién nacido debe ir y permanecer estirado. A lo largo de los 2 primeros años de vida, su estructura ósea y muscular de cuello y espalda se está formando, y es muy importante que se asienten bien los cimientos. El capazo mantiene al bebé en una posición horizontal, preservando la postura de su espalda y contribuyendo a la buena formación de la misma.

Dicho esto, el capazo no solo es importante, sino que además deberemos intentar que el bebé aguante en él durante el mayor tiempo posible.

Habría que analizar además otras cosas con respecto a un capazo:

– Aspectos a tener en cuenta desde el punto de vista de un bebé: La composición idónea de un capazo desde el punto de vista del bebé es muy sencilla: debe estar hecho de materiales y tejidos naturales y transpirables.

– Aspectos a tener en cuenta desde el punto de vista de una mamá: Será fundamental para una mamá que el capazo sea ligero.

Existen dos tipos de capazo: Los capazos homologados para el vehículo y los capazos No homologados para el vehículo:

– Capazos homologados para el vehículo: Están sometidos a las homologaciones necesarias para superar una prueba de impacto en un vehículo, de manera que dentro de éste actúan como un elemento de retención en caso de impacto.

– Capazos No homologados para el vehículo: aquellos que no están pensados ni fabricados para transportar a un bebé dentro en su interior,  y dentro de un vehículo.

Y ahora, vamos a comparar uno con otro. Analicemos estas tres palabras: Elemento de retención.
* Elemento de retención: aquel gracias al cual evitaremos que en caso de impacto un bebé salga despedido.

¿Significa esto que un bebé colocado en un capazo dentro de un vehículo va completamente seguro? NO. Significa que en caso de impacto nuestro bebé permanecerá dentro del capazo.

Hagamos un poquito de historia:

Antiguamente, los niños se transportaban en el vehículo en brazos de sus padres o sus madres, y por desgracia en aquellos tiempos, los impactos en coches con bebés transportados en estas condiciones, influían bastante en la mortalidad natal.

Es prácticamente imposible retener en los brazos un peso de 3 kilos en un impacto a la velocidad y fuerza con la que se producen en un vehículo. Los fabricantes, desde la preocupación por este aspecto y en la búsqueda de soluciones, idearon el sistema de anclaje de un capazo al coche con los cinturones de seguridad, para tratar de reducir estas lamentables consecuencias.

En aquel momento la solución fue efectivamente eso: una buena solución.

Volvamos ahora a nuestra realidad actual:

Los tiempos han cambiado; son cada vez más los coches que circulan por nuestras carreteras y al mismo tiempo, estos coches son cada vez más potentes. Si a eso le sumamos que no salimos de casa prácticamente sin coger el coche, la probabilidad de impacto es superior y al mismo tiempo la fuerza y gravedad del mismo también lo son.

Los nuevos sistemas de retención que mejoran al capazo, en nuestras circunstancias actuales, reciben el nombre de GRUPO 0/0+, y están pensados para transportar en ellos a un bebé hasta un peso máximo de 13 kilos. Es lo que vosotras conocéis como maxicosi, canastita, cestita o huevito.

Habiendo como hay en la actualidad elementos de retención mejorados con respecto a los capazos homologados, que se adaptan mejor a las condiciones de velocidad y potencia de nuestros coches, resultaría un poco irresponsable por nuestra parte llevar a un bebé en un capazo dentro del vehículo.

Cuando los padres decidís adquirir el capazo homologado para utilizarlo en el vehículo, lo hacéis por que tenéis la firme creencia de que un recién nacido va más cómodo tumbado que sentado, y eso es cierto durante el paseo, sin embargo en el vehículo no ocurre lo mismo:

Ponemos en marcha el vehículo y sucede lo siguiente:

1. En cada una de las Inglesina-Trilogy-System-capazo1curvas que tomemos hacia el lado donde están colocados los pies del niño, éste sufrirá pequeños desplazamientos hacia el lado opuesto, es decir, se deslizará en la dirección de la cabeza, con lo cual es muy probable que se le venga una bocanada de leche a la boca.
2. El niño, que va tumbado completamente horizontal, tendrá más dificultad para echar fuera la bocanada de leche, que si está incorporado.
3. El niño, irá dentro de un capazo a lo largo de la parte trasera, y por tanto él solito, puesto que nadie se puede sentar a su lado. Vosotros los padres le iréis dando la espalda, así que no podréis percibir la bocanada de leche.

Realmente, el sentido común acaba por desvelarnos, que la posición de tumbado de un bebé dentro de un vehículo no es realmente tan cómoda como creíamos al principio.

Otro aspecto a tener en cuenta con respecto a los capazos homologados es que para pasar una homologación para un vehículo, deberán estar compuestos de materiales y tejidos ignífugos y técnicos. Este tipo de materiales van en conflicto directo con la transpiración de un bebé.

¿¿Por qué llevarles entonces ahí dentro?? ¿Habría como mínimo que planteárselo, no? Bueno, pues el 90% de los clientes que vienen a mi tienda, ponen como condición indispensable para comprar un carrito de bebés, que su capazo sea homologado. 10 minutos de explicación son suficientes para entender que esto no es siempre lo más apropiado, y desde luego, no debe ser fundamental en un carrito de bebés. De hecho, España es uno de los pocos países en los que se sigue comercializando en capazo homologado. En Holanda, Alemania, Noruega, Suecia, etc… lo tienen completamente superado.

Si en todo lo dicho anteriormente hemos analizado la seguridad y la comodidad del bebé en el automóvil, ahora vamos a hacerlo desde el punto de vista práctico y de uso para la mamá:

Un capazo homologado requiere, como dije anteriormente, de una serie de homologaciones para aprobar su instalación en un vehículo y por tanto la estructura que compone el capazo estará hecha de plásticos, espumas y corchos. La composición de un capazo hecho con este tipo de materiales hacen del mismo un elemento pesado para transportarlo en brazos.

Nota importante:

Si alguno de vosotras, tras haber leído la información anterior, piensa que ha realizado una mala compra al adquirir un capazo homologado, debe apartar ese pensamiento y analizar que, como posiblemente con la adquisición del carrito de bebés venga incluido el GRUPO 0-0+, lo único que realmente tiene que hacer es utilizar éste y no el capazo como elemento de retención en el vehículo. Los otros aspectos (peso y transpiración) son importantes pero en mucha menor medida, y por tanto no debe preocuparse demasiado por ellos, sobre todo por que una vez hecha la compra no hay vuelta atrás.

Por otro lado, si alguno de vosotros únicamente ha adquirido un carrito con la silla y el capazo en la idea de utilizar éste último como elemento de retención dentro del vehículo, todavía está a tiempo de corregir el tiro. Lo único que puedo sugerirle es que acuda a comprar un GRUPO 0-0+, ya que tenéis, por supuesto, la posibilidad de adquirir éstos por separado.
¡¡Bien!! Vamos avanzando; Ya sabemos que un carro de bebés se compone de silla y capazo únicamente, y además hemos aprendido cómo debe ser un capazo para que, tanto a nuestro bebé como a nosotras, nos resulte cómodo y práctico.

Analicemos pues la segunda parte del carrito: LA SILLA DE PASEO

¿Recordáis las preguntas que os lanzaba anteriormente con respecto a los carritos de bebé?

Alguien podríSilla-de-Paseo-Concord-Fusion-2012a decirme que no entiende por qué todas estas preguntas son importantes. Sin entrar a responder todas y cada una de ellas (por que esa es vuestra labor y no la mía), os daré unas pinceladas para que reflexionéis.

– Un carro con ruedas pequeñas, no podrá ir por el campo y mucho menos por la playa.

– Un maletero debe albergar durante los 4 primeros meses la posibilidad de llevar en él la silla y el capazo, entre otras cosas por que a estas alturas ya hemos aprendido que el bebé en el automóvil deberá ir sentado en la correspondiente sillita de auto… así que hay que medir el maletero y el carrito o bien acudir a una tienda que os permita probarlo en vuestro
maletero.

– Las articulaciones y huesos de una abuela, por muy jovencita que sea, no están en las mismas condiciones por lo general que las nuestras, y si nuestra intención es la de dejarle a nuestro bebé, como buen hijo o hija suya que somos, deberemos tenerla en cuenta a ella también. Tenemos que cuidar a nuestra mamá si queremos que algún día nuestros hijos cuiden de
nosotros.

– Si mi espalda no está para muchos trotes, deberé buscar algo que se pliegue sin demasiado esfuerzo.

– Sevilla tiene un clima y el País Vasco tiene otro completamente distinto, es importante valorar cuando necesitamos de un tejido ligero y cuando será imprescindible para nosotras que el tejido de ese carrito sea abrigado.

– Una mamá que tiene la posibilidad de reducir su jornada o bien cuenta con ayuda en casa, irá siempre mas despacio y sosegada tanto en el paseo como en sus movimientos. Si creemos que el día que los incorporemos al trabajo vamos a ir corriendo de un lado para otro, con prisas y en tensión por que nuestro tiempo está muy limitado, habrá que buscar un carro que aguante los envites de un posible mal trato producido por las prisas, de otra manera, el carro nos durará poco o nada.

– Las ciudades no están hechas para pasear salvo en algunos tramos, si nos encontramos en sitios de nueva construcción, con obras, calles sin asfaltar, farolas a diestro y siniestro, etc, deberemos elegir un carro que maniobre de forma ligera y rápida, al mismo tiempo deberá contar con una posible amortiguación de las ruedas para que el niño no vaya dando saltos; al fin y al cabo es su ratito de placer, hagamos de ello algo placentero para él y no un sufrimiento a base de tumbos y giros bruscos.

– Una silla con un respaldo rígido que no se deforma con el plegado es siempre mas ergonómica y saludable para un niño que está formando su columna vertebral y pasa mucho tiempo en ella sentado y apoyado.

– Teniendo en cuenta que vamos a empujar ese carrito durante 2 años y que en esos dos años nuestro bebé cada vez irá pesando más, tratemos de elegir aquel carro que absorba mejor el peso del niño para impedir la dificultad de manejo a medida que éste vaya creciendo.

– Teniendo en cuenta el número de horas que sobre todo el primer año de vida va a pasar en el carrito tumbado o sentado, optemos por aquellos tejidos que sean mullidos, suaves y confortables….evitemos pues los tejidos de esparto y armatostes de estructuras incómodas para él, que se le claven en la espalda.

¿Qué de cosas eh? Parece increíble que ya hayamos llegado hasta aquí. De repente lo que al principio era una nube, un caramelito de coche bonito y encantador, se está empezando a convertir en un elemento que vais a utilizar mucho tanto vosotras como vuestro bebé, y cuyos aspectos dependen directamente de vuestro estilo de vida, y vuestras propias circunstancias, y que además resulta que son más importantes de lo que parecían.

¿Donde está ahora mismo ese capazo elegante y pomposo del principio? Quizá ahora mismo y en este preciso momento siga ahí, pero al final de una larga lista de prioridades fundamentales, y no al principio. Ese es justo el sitio en el que debe estar. La estética al final. Porque al fin y al cabo, nuestro bebé irá precioso siempre, sin importar donde vaya sentado o tumbado, pero eso si, irá en las mejores condiciones para él y para nosotras.

¿En qué tenéis por tanto que fijaros cuando os pongáis delante de un carrito?

1. En las ruedasbebecar-kinderwagen-kaufen
2. En la robustez
3. En el plegado
4. En el peso
5. En los tejidos
6. En la estructura
7. En la facilidad de manejo
8. En el tamaño que ocupa en vuestro maletero
9. En el precio
10. En la estética

Si invertís este orden o relegáis las 8 primeras a un segundo plano y únicamente os fijáis en las 2 últimas, os auguro un batacazo seguro con dos posibles consecuencias:

– El agotamiento vuestro por manejar durante tantas horas y a lo largo de tanto tiempo un elemento que os resulta incómodo, influirá directamente en vuestro estado de ánimo y vuestro humor; muy posiblemente no disfrutéis de vuestro bebé todo lo que, tanto él como vosotros, os merecéis.

– Lo que en un principio resultó una pequeña y rentable inversión os saldrá cara, no solo por que posiblemente acabéis comprando otro artículo y gastándoos de nuevo más dinero, sino por que el primer artículo que adquiristeis no os ha servido para nada y por lo tanto es dinero tirado a la basura.

En fin, yo creo que hemos aprendido un montón de cosas, ¿No? Y ahora que sabemos exactamente lo que es un carro, de que piezas se compone, el uso que debe dársele y las cosas en las que tenemos que fijarnos a la hora de elegirlo, ha llegado el momento de conocer lo que nuestros fabricantes nos están ofreciendo.

Hay una cosa de la que no me quiero olvidar, y de la que por supuesto no me olvido: de las mamás que van a tener gemelos. A vosotras os digo, que por desgracia vuestras opciones están infinitamente mas limitadas que las de las mamás que únicamente van a tener un niño. Habrá aspectos que deberéis tener en cuenta (tejidos, facilidad de plegado, facilidad de manejo) y habrá otras que no podréis evitar (el peso del carro y el espacio que ocupa), pero espero que,
aunque todo lo anterior está dirigido a una futura mamá que espera únicamente un bebé, sabréis extraer la esencia del mensaje y aplicarlo a vuestras circunstancias particulares.

MODELOS Y FABRICANTES

Bueno, después de toda esta introducción, pasaré a nombraros aquellos fabricantes de carrocería rodante que en general encontraréis en las tiendas especializadas:

Vamos a ver, chicas, aquí hay dos tipos de fabricantes: los carroceros , que son quienes realmente parten el bacalao en el sector de los carritos, y los puericultores, que presentan en sus catálogos todo tipo de productos de puericultura y entre ellos hay una serie de cochecitos y sillas de paseo. Por otro lado, están las marcas de nueva implantación que se establecen como nuevas, bien por que acaban de nacer, o bien por que acaban de llegar de otros países ya establecidas.

Grupo 1: Las marcas que realmente parten el bacalao en Spanien son: JANE, BEBECONFORT, QUINNY, CHICCO, ARRUE, BEBECAR, CASUALPLAY, BUGABOO, STOKKE, MUTSY.

Grupo 2: Las marcas que ofrecen puericultura y algún carrito son: NURSE, BBY, BEBEDUÉ, BREVI, OLMITOS, CAM, NEONATO, INNOVACIONES MS.

Grupo 3: Las marcas de nueva implantación en España, :GRACO, ABC (ASALVO), TFK, LIL ONES, BRITAX.

El 70% de las decisiones de compra en un carrito de bebés se centra entre los productos que ofrece el grupo 1.
Existe un 20% de usuarias que adquieren productos del grupo 2, (se encuentran normalmente en grandes superficies, pero no en tiendas especializadas, salvo alguna sillita de paseo muy concreta)
El 10% restante, pertenece al grupo 3.
Estas son cifras aproximadas, vale?

El grupo 1, es por tanto, al que mas importancia hay que darle, es el experto, es el verdadero carrocero, el que tiene un histórico, un tiempo de fabricación que avala sus productos, el que sabe realmente lo que se trae entre manos.

El grupo 2, está destinado a un público que en general acude a comprar sus productos a una gran superficie, y tiene por tanto, una gama de productos entre la que elegir, sin poder esperar por ello grandes condiciones en cuanto a calidad y robustez, pero su precio de igual manera es mas bajo, nadie da duros a pesetas, ni en España ni en ningún sitio. ¿Significa esto que quien hace una compra en una gran superficie, realiza una mala compra? NO, significa que tiene que adecuar sus expectativas al precio del producto, sin pensar que se ha llevado una panacea tirada de precio, vale? Pero también es cierto que hay mamas (yo conozco a algunas) que apenas usan o han usado el carrito de bebés, y precisamente por eso, si lo adquieren en una gran superficie, están adecuando un producto a su presupuesto y a sus circunstancias, con lo cual, la compra es perfectamente válida y coherente.

Con el grupo 3, yo personalmente soy mas cauta: hay muchas circunstancias que tienen que verse en la trayectoria temporal, (buen servicio post-venta, riesgo de averías, plazos de entrega coherentes, etc), y por tanto, cuando un producto se implanta como nuevo en un mercado, hay que dejarle recorrer primero el camino, para apostar por él definitivamente. Una empresa nueva o que llega de nuevas a España, tiene que establecerse primero en todos esos aspectos, para que una tienda especializada apueste por ella al 100%. Y es lógico por otro lado que seamos cautos con respecto a este tipo de empresas.

Las marcas nombradas en el grupo 3, a día de hoy ya están bien implantadas en el mercado español, por lo que el riesgo inicial ya no existe. Hoy encasillaríamos ahí nuevas marcas de reciente llegada: Teutonina, Joie, Hauck…”

El texto de Kriscross sigue con un análisis de los principales modelos de cada fabricante, pero como dije al principio, se trata de un texto de 2006/2007 y los modelos que nombra ya no se fabrican, por lo que no merece la pena añadirlos.

Estas pautas os dan la información necesaria para elegir el carrito que mejor se adapta a vuestras circunstancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *