Consejos para ahorrar en la vida cotidiana: La compra

Como te adelanté la semana pasada en el primer post de consejos para ahorrar en la vida cotidiana, hoy voy a darte unos tips para ahorrar en la compra.

Uno de los sitios en los que gastamos la mayor cantidad de dinero innecesariamente es en el supermercado. Por eso te voy a contar como ahorrar dinero al comprar con un poco de planificación y con la actitud “correcta”.

Ahorra tiempo y dinero planificando los menús

Seguro que te ha pasado que llegas a casa después de hacer la compra y te das cuenta que te has olvidado algo. ¿Con qué frecuencia vas al supermercado durante la semana? ¿Varias veces? Esto cuesta tiempo y dinero innecesario. Es mucho mejor hacer un plan de cocina para toda la semana y programar un día fijo para las compras semanales. Una planificación coherente ayuda a ahorrar tiempo y, si vas en coche, gasolina.

En el carrito del supermercado solo se meten los artículos de nuestra lista de la compra.

Ve a comprar justo antes de la hora de cierre

Muchos supermercados ponen algunos productos en oferta unas dos horas antes de cerrar, sobretodo el sábado si el domingo está cerrado. Los días anteriores a los festivos también hay productos de panadería a un tercio del precio normal. Si compras frutas y verduras baratas, las procesas (puedes hacer sofritos, salsas, cortar las frutas a trocitos para hacer batidos o helados caseros) y las congelas como existencias, el ahorro puede ser de hasta un 50 a 75 por ciento.

Compra artículos en promoción o de oferta

Otra forma de ahorrar es mediante la tarjeta de fidelidad de las tiendas y supermercados. Normalmente se acumulan puntos para canjear por descuentos o te envían cupones con descuentos especiales.

Pero cuidado con las ofertas, antes de tirarte de cabeza piensa si realmente lo necesitas o si necesitas tanta cantidad en el caso de las promociones 3×2 y similares. Por ejemplo, hoy mismo en el supermercado había una oferta de 4 paquetes de detergente de la ropa a muy buen precio, salían muy baratos pero iba a tardar una eternidad en gastarlos, y eso que con 4 niños pongo muchas lavadoras.

En mi supermercado habitual suele haber una sección de ofertas con productos con fecha de caducidad cercana. Muchas veces aprovecho para comprar carne a mitad de precio y congelarla.

Apuesta por las marcas blancas

Innumerables pruebas realizadas por asociaciones de consumidores lo han demostrado: A menudo, los productos de marca blanca y de bajo precio no son inferiores a sus competidores más conocidos y caros. Por lo tanto, vale la pena echar un vistazo a la parte inferior de los estantes que es donde suelen estar. Lo “de marca” están a la altura de los ojos.

Comparar datos de embalaje y precios

Los paquetes Jumbo no ofrecen necesariamente una mejor relación calidad-precio. Echa un vistazo al precio por unidad,  kilo o litro de los tamaños “normales” del producto y confirma si el descuento es real o suficiente. Una comparación de precios previa a la compra usando un comparador online también te ayuda a encontrar precios bajos.

Cupones para una compra específica

Si estás planeando en comprar productos electrónicos, de deportes, moda u otros artículos, los cupones online ofrecen un gran potencial de ahorro. Antes de confirmar la compra, si lo estás haciendo online, busca en Google si hay algún cupón de descuento y aplicalo en tu carrito o imprimelo si puede canjearse en la tienda. Pero ten cuidado ¡no te dejes seducir por una compra impulsiva innecesaria!

Y hasta aquí mis truquillos de ahorro familiar. ¿Me cuentas los tuyos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *