La bolsa de mamá para el hospital

El preparar la bolsa para el hospital es algo que nos da bastante dolor de cabeza. Al menos a mi, que me hace darle muchas vueltas por si me olvido algo o llevo demasiados “por si acaso”.

Como sabéis, mis dos primeros hijos nacieron en España en un hospital público y el tercero en Alemania, la niña también nacerá aquí.

Primero os cuento que llevo en mi bolsa para el cuarto parto y luego os comentaré diferencias con España según mi experiencia.

Al no tener coche, no quería que papi tuviese qué cargar con mil historias si finalmente tenemos que ir en transporte público, por lo que al final he optado por llevar un trolley pequeño y en una mitad llevo lo mio y en la otra lo de la niña.

Aquí, al menos en el hospital donde voy yo, a la mamá solamente le dan compresas, bragas de usar y tirar y agua con gas. Además, no se si es costumbre aquí o qué, pero las mamás solo usan el pijama para dormir por la noche, durante el día van vestidas. También cabe comentar que los desayunos son en buffet libre todas las mamás y bebés juntos, con lo que no voy a ser yo la que vaya en pijama jeje.

La estancia en el hospital suele ser de 2 días, máximo 3 para parto vaginal y unos 5 para cesárea. Todo depende de como estés tu y el bebé.

Esto es lo que llevo:

  • Un camisón: Este lo llevo para el momento del parto. En el anterior parto estuve con mi ropa mientras estaba sin contracciones pero después ya me empezó a molestar y me puse el camisón. Es un camisón con botones delante de Primark.
  • Un pijama: Como las habitaciones son compartidas (y soy más de pijama) prefiero pijama para dormir y no estar pendiente de que se me remangue para arriba durmiendo.
  • Toallas: Si, tampoco dan toallas. Esto lo supimos en mi primer ingreso, cuando tuvimos que comprar una toalla rasposa y carísima en la tienda del hospital. Llevo dos, una de ducha y otra de manos. Si eso, que se las lleve el papi y me traiga limpias cuando venga.
  • Un pantalón de chándal y tres camisetas: Por lo que dije antes de que durante el día vas vestida. El pantalón del pijama es liso, con lo que a unas malas no se nota que es un pijama. Y lo mismo que antes, si se ensucia, ya me traerán más.
  • Bragas de algodón: Aunque me dan las de red, prefiero llevar normales por si no me apaño bien. Llevo un pack de 4 de Primark.
  • Calcetines: Aunque sea verano llevo calcetines, son manías mías. No me gusta llevar las zapatillas de estar por casa sin calcetines, me da la impresión que se me caen y no estoy cómoda.
  • Un sujetador de lactancia: Si me seguís por instagram sabréis que mi favorito es el de día y noche de Medela, así que llevo uno de esos.
  • Zapatillas de estar por casa: Pues eso, no creo que necesite mucha aclaración para qué son.
  • Neceser con: Peine, champú y gel de baño en tamaño viaje, cepillo y pasta de dientes, varias gomas del pelo y cuchilla por si hay que retocar algunos pelillos, deshodorante, pañuelos de papel, un par de discos de lactancia aunque no creo que los use, en las otras ocasiones me ha dado la subida de leche ya en casa. En el último momento meteré una BBcream y un colorete para no salir con cara de muerta a la calle (no soy de maquillarme mucho).
  • Ropa para salir: Para salir voy a lo cómodo, un pantalón de chándal y una camiseta holgadita con botones para darle el pecho ya que regresaremos en transporte público y tenemos cerca de 40 minutos.
  • Comida: Si, ¡comida! y es que en los hospitales alemanes se pasa mucho hambre… se come poco y mal. Tengo preparadas un par de botellas de agua (no me gusta el agua con gas), palitos y snacks varios. Como la cena (pan de molde con queso o pavo y una fruta o yogur) es antes de las cinco de la tarde, el papi me traerá algún bocadillo o tuper con la cena porqué si no, a las diez de la noche estaré que me subiré por las paredes de hambre.

A parte de todo eso, tengo una lista con las cosillas que he de coger en el último momento: Mutterpass (cartilla de embarazada), tarjeta sanitaria, monedero, cámara de fotos, móvil y cargador, auriculares y mis pastillas de la tiroides.

Como ves, hay que llevar bastantes cosas. En España, si das a luz en la seguridad social, pasas con menos.  A mi me dieron las compresas, camisones y toallas. Me llevé un par de camisones más bonitos (aunque luego le pedí a mi marido que me trajese un pijama), bragas, el neceser, las zapatillas y la ropa de salir.

¿Tu también tienes que llevar tantas cosas?

 

 

 

5 comentarios en “La bolsa de mamá para el hospital

  1. Taisa dijo:

    Creo que tengo un camisón igual y que fue también el que llevé para el parto xD
    Y me parece muy fuerte que solo den agua con gas… En los de Bremen siempre tienen los tres tipos: con gas, sin gas y media.

  2. Roseta dijo:

    Que apañada! jeje Me he reido mucho con lo de la comida, porque… qué razón tienes! El hambre que se pasa en un hospital alemán cuando a las 5 de la tarde te dan tu última comida del día y es solamente un poco de fiambre y un yogurt, jajaja menos mal que vamos bien informadas, que sino, yo me subo por las paredes del hambre. Y por cierto, aquí también hay que llevar agua, solamente tienen agua con gas y otra aparentemente “sin gas” que llaman “Tafelwasser” pero que en realidad sabe como a gas también, muy fuerte me parece!

  3. Paula - ¡Mecachis Mamá! dijo:

    Madre lo que me están sirviendo tus posts. Acabo de flipar con lo de estar vestidas en el hospital, y yo que me pasé mi otro posparto en camisón y con las tetas fuera! Ni sé me habría ocurrido llevar ropa para el hospital! Pero bueno excepto por eso en Polonia me llevé más cosas, las bragas de red, las compresas y… agárrate, servilletas y mi propia taza!! Casi no me lo creo cuando me enteré!

    • mama_en_frankfurt dijo:

      Yo estuve ingresada en el embarzo del tercero y fue ahí donde me enteré que se vestían durante el día jajaja menos mal que a mi, como estaba en reposo absoluto, me traían en desayuno a la cama y no tuve que ir al comedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *