Lactancia materna ¿cuándo y por qué usar el sacaleches?

Si leíste el post sobre mi primera lactancia, ya sabrás que no entramos con muy buen pie y que tuve que recurrir al sacaleches, en la lactancia del segundo también lo usé alguna vez puntual. En cambio en la tercera lactancia no lo necesité y esta vez, por el momento solamente lo usé un poquito el día que me subió la leche para aliviar un poco.

Hoy te quiero hablar sobre el uso del sacaleches, porqué es un aparato que puede salvar muchas lactancias y/o permitir prolongar su duración.

Lo primero que debes saber es que hay varios tipos de sacaleches:

  • Sacaleches manual: Son los más económicos y se recomiendan en el caso de tener que usarlos de manera puntual o una vez al día. Al ser manuales, hay que hacer movimientos repetitivos con la mano sobre la palanca y puede resultar cansado.
  • Extractor de leche eléctrico simple: Es útil si necesitas hacer varias extracciones pero no necesitas almacenar grandes cantidades de leche. Es más rápido que un sacaleches manual (20-30 minutos) y se asemeja al patrón de succión del bebé.
  • Extractor de leche eléctrico doble: En el caso de tener que almacenar más leche (bebés prematuros, partos múltiples, jornada laboral completa…) se aconseja el uso de este tipo de sacaleches ya que extrae de los dos pechos a la vez, con lo que obtienes más cantidad en menos tiempo.
  • Sacaleches tipo pera: Su función es la de descongestionar el pecho, no la de extraer leche. Se usan cuando el bebé no puede agarrarse al pecho cuando está muy duro por la subida de la leche, o para estimular el reflejo de eyección.
¿cuándo y por qué usar el sacaleches?

El uso sacaleches tiene muchas ventajas y hay situaciones, como en mi caso con el mayor, en las que se hace indispensable.

En el caso de niños prematuros o enfermos, que no tienen una succión eficaz o deben alimentarse con sonda, el sacaleches es esencial para poder optar a la lactancia materna. Sabemos que la producción va ligada a la succión, pero si el bebé no puede mamar, debemos usar el sacaleches para mantener el estímulo.

El sacaleches nos ayudará a aliviar la ingurgitación (acumulación de leche en el pecho), nos permite extraer la leche para suministrarla al bebé con jeringa, biberón o sonda. Si todavía no puede ser alimentado con leche, podemos almacenarla para más adelante. También mantendremos la producción para cuando el bebé pueda tomarla directamente del pecho.

Un extractor  de leche también es necesario en bebés con malformaciones en la boca o en el paladar, como puede ser el frenillo o el labio leporino. Como en el caso anterior, podemos usar el sacaleches para mantener la producción hasta que el problema se solucione y almacenar la leche o dársela al bebé.

Hay enfermedades en las que la madre debe tomar medicación no compatible con la lactancia materna. En este caso, es necesario seguir vaciando el pecho para evitar mastitis u otros problemas. Ante la duda de si un medicamento es o no compatible con la lactancia, puedes consultarlo en e-lactancia.org.

Otra ventaja del sacaleches es que permite incorporarnos al mundo laboral sin necesidad de destetar al bebé. Podemos almacenar leche para que la persona encargada de cuidar al bebé, se la de en nuestra ausencia.

Otro uso del sacaleches, es que podemos usarlo para la relactación. A veces la madre, por algún motivo, a dejado de dar el pecho y quiere recuperar la lactancia. Con un uso constante del extractor de leche, se puede lograr el restablecimiento de la lactancia. Incluso en casos de adopción, puede usarse para inducir la lactancia.

A parte de los múltiples usos que he comentado, los sacaleches tienen la ventaja de que pueden usarse en cualquier lugar para hacernos la lactancia más fácil.

¿el uso del sacaleches tiene inconvenientes?

Pues sí, a pesar de que es clave en tantas situaciones y puede resultar una maravilla, también tiene su parte negativa.

Un abuso del sacaleches puede provocar un exceso de producción de leche que además se concentra en partes concretas del pecho, lo cual puede derivar en molestias y/o obstrucciones.

Aun que parezca extraño, también puede provocarnos situaciones de estrés. Hay mamás que, preocupadas por lo que el bebé come, prefieren sacarse la leche con el sacaleches para medir las cantidades. Esto es un error porqué la succión del bebé es mucho más eficiente que la del sacaleches y no podemos medir cuanta leche extrae el bebé.

Recuerda que lo más eficaz para una lactancia exitosa y prolongada, es que sea el bebé quien extraiga la leche directamente del pecho. Una lactancia únicamente con sacaleches es complicada.

Otro inconveniente es que no todos los pechos son iguales, por lo que no todos los sacaleches te van a adaptar de la misma forma. No estoy segura, pero creo que solamente la marca Medela dispone de embudos en varias tallas para que puedas comprar el adecuado.

Por otra parte, un sacaleches eléctrico tiene la desventaja de que es más costoso y algunos tienen otros componentes (baterías, cables, bases…) que hacen más fastidioso su traslado y manejo fuera de casa.

Si quieres más información sobre los distintos sacaleches, puedes leer sobre ellos en TodoMaternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *