Mis sujetadores de lactancia

A medida que el embarazo avanza, todas sabemos que nos crecen los pechos y, si tenemos pensado dar al bebé lactancia materna, es buena idea comenzar a utilizar sujetadores de lactancia.

Ayer os enseñé por Instagram los sujetadores que más me gustan y como algunas me comentasteis qué marcas os habían ido bien a vosotras, hoy os quiero hablar de mi experiencia con este tipo de sujetador.

En mi primer embarazo no compré ningún sujetador de lactancia, usé los mios normales todo el embarazo. Tenía previsto comprar unos, pero justo el día que fuimos en su búsqueda, no encontramos ninguno que me convenciese y lo dejamos para otro día. Pero ese día no llegó porqué justo ese día por la tarde me puse de parto.

Como os conté en el post sobre mi experiencia con la primera lactancia, la cosa no fue nada fácil y duró muy poco, así que no llegué a comprarlos.

Con el segundo tampoco los compré en el embarazo, quería esperar a ver como se desarrollaba la lactancia porqué, no nos vamos a engañar, los buenos sujetadores de lactancia son caros y comprar por comprar… como que no.

La lactancia con Adam fue un éxito, se enganchó perfectamente desde el primer momento y ni siquiera recuerdo haber pasado por las famosas crisis de lactancia.

Así que a los días de estar en casa, compré dos o tres (no estoy segura) de la marca Tigex. Escogí estos porqué eran los únicos que había en la tienda del pueblo.

Eran los que veis en la imagen, lisos de color blanco con una especie de puntilla bastante feucha en rosa.

Lo bueno de estos sujetadores es que permitían ajustarlos por los lados, si os fijáis tienen unos “corchetes” para hacerlos más anchos o más estrechos.

No se si a día de hoy se siguen vendiendo, estoy hablando de hace 7 años. Pero de ser así, a pesar de que no eran muy monos, sí eran cómodos. El precio exacto no lo recuerdo pero rondaban los 15 euros.

En el tercer embarazo seguía teniendo los de Tigex pero estaban en España y como no sabía en qué estado estaban ni cuando iba a poder traerlos, compré unos nuevos.

En esta ocasión, opté por los packs de 2 de Primark, que creo que costaban unos 11-12 euros.

Son sujetadores de lactancia sencillos y que con el tiempo pierden la forma, pero para tenerlos de comodín no son mala idea.

A mi me molestaban bastante, se me subían de la espalda y se desajustaban los tirantes. Eso posiblemente, por lo que he averiguado después, debía ser problema de que no elegí la talla correcta.

Más adelante me compré los de Medela que os mostré ayer en Instagram. Es un modelo deportivo que en principio está pensado para la noche pero puede usarse durante el día si no tienes mucho pecho como es mi caso.

Estos son sin duda los mejores que he usado, ni se nota que lleves sujetador.

Recogen bien y no llevan clips como los otros, si no que tienen apertura delantera cruzada.

Anuar ha estado tomando pecho hasta hace un par de meses, por lo que los he usado muchísimo tiempo y siguen perfectos. De hecho he comprado más del mismo modelo para tener varios y no tener que estar lavando y secando con prisas. Este modelo no llega a los 20 euros.

Como seguramente necesitaré algún otro, gracias a vuestras recomendaciones, no descarto probar los de H&M . Si me animo ya os contaré que tal.

¿Cuáles son tus favoritos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *