¿Qué hacemos con los niños cuando llueve? ¡Ideas!

Cling clang, cling, cling, clang
Las gotitas de la lluvia
Cling clang, cling, cling, clang
Caen, caen sin parar.

En Alemania llueve un día sí y otro también, por lo que tengo que tener recursos para entretener a los niños y no acabar loca perdida (aún más si se puede).

Los días lluviosos procuro salir un poco con el tercero, aunque sea en los 10 minutos que para de llover, para que tome aire fresco y calme los nervios de estar encerrado. Aunque yo prefiera  coger una mantita y acurrucarme en el sofá con una taza de café y una peli. Pero siendo realistas, si lo intentase, ni me tomaría el café ni vería la peli y probablemente acabaría de los nervios.

Con mis hijos suele ocurrir que están jugando tranquilamente pero de repente estalla el caos. Uno molesta a otro, el pequeño llora y no sabe ni porqué,  están estresados y eso ya no hay quien lo controle. Por ello es importante intervenir antes de que eso ocurra y proponerles alguna actividad.

Ideas para fines de semana o tardes lluviosas:
  • Manualidades con pinturas de dedos o temperas.
  • Recortarbles
  • Colorear con ceras
  • Decoración para ventanas con “Divermagic”
  • Jugar con arena cinética
  • Figuritas con masa de sal o arcilla
  • Plastilina
  • Hornear un bizcocho, magdalenas o galletas
  • Espectáculo de títeres
  • Contar historias con una linterna en una cueva hecha con sábanas
  • Jugar a juegos de mesa
  • Leer
  • Ver álbumes de fotos y disfrutar de los recuerdos.
  • Puzzles
  • Juegos de estar sentados (frase encadenada, mímica, adivinanzas,…)
  • Ponerse el chubasquero y las botas y salir saltar a en los charcos (mucho mejor por la tarde para después darse un baño calentito)
  • Bañarse con mucha espuma o sales de las que colorean el agua.

Y si preferimos salir, estas son otras propuestas:
  • Biblioteca
  • Museo
  • Piscina cubierta
  • Cine
  • Patinaje sobre hielo
  • Parque de bolas
  • Visitar a la familia

Por lo general, los fines de semana nos levantamos tarde y preparamos juntos el desayuno después de jugar con los dos pequeños un rato en la cama. Desayunamos con calma y hasta la hora de comer suelen entretenerse bien.

Por las tardes hacemos alguna actividad conjunta, normalmente manualidades o preparamos algún bizcocho o galletas porqué les encanta marranear en la cocina.

¿Alguna otra idea? ¡Dejamela en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *