¿Quién soy desde que soy madre? sobre el autocuidado, el autodescubrimiento y 1000 preguntas para mí misma

No recuerdo exactamente cuándo me hice esta pregunta por primera vez pero fue estando ya en Alemania, supongo que en un momento de bajón la pregunta vino a mi mente. Y no se ha ido desde entonces. Quizá porque aún no he encontrado la respuesta.

¿Quién es Jennifer además de mamá?

Tal vez no existe una respuesta a la pregunta. Tal vez nunca averigüemos quiénes somos en realidad. ¿Quizás simplemente siempre estamos en un estado de cambio, adaptándonos a circunstancias externas?

Pero sea verdad o no, quiero ir a buscarme a mí misma. Quiero saber quién es Jennifer hoy, qué representa, qué ama, a quién ama y qué la hace feliz. Por qué motivos las lágrimas de felicidad corren por sus mejillas y lo que la hace sentir triste y preocupada. Con qué música le gusta bailar, su comida favorita y cómo puede relajarse.

El viaje hacia mí misma. ¿demasiado personal?

Sé que es un tema muy personal, quizá demasiado personal, demasiado privado. Porqué siempre tienes que tener esto en mente: con todo lo que compartes sobre ti mismo en Internet, te haces vulnerable. Pero creo que este tema es algo que también afecta a otras mamás, porqué es increíblemente difícil para las mujeres cumplir con todos los papeles que la sociedad actual espera que cumplamos.

Algunos de estos papeles son son muy individuales, pero a menudo hay tantos que tienes la sensación de que no estás a la altura de ellos. Sin embargo, si eres madre, este es probablemente el rol más importante, el que te lleva más tiempo y el único del que no te puedes desprender.

Y en algún momento, me vino a la mente este pensamiento:  ¿Quién serías si no fueses madre?

Incluso si volviese a ser madre, tendría que enfrentarme a nuevos desafíos en este papel, pero me gustaría intentar reencontrarme de nuevo.

El autocuidado, ese es mi gran tema pendiente desde que en verano me di cuenta que estoy en medio de un cansancio permanente. Por supuesto, primero siempre están las necesidades de mis hijos, pero de ahora en adelante también tendré más en cuenta lo que necesitamos mi marido y yo. Sí, de lo que YO necesito.

Yo, yo y yo… eso suena un poco egoísta, pero en mis 11 años como madre he aprendido que no puedes darte por vencida y descuidarte. Es el momento, necesito saber quién soy para ser el referente que quiero para mis hijos. Quiero que aprendan lo importante que es el autocuidado.

¿Quién soy y qué necesito para ser la persona que quiero ser?

En una época particularmente mala y estresante, en la que me quejaba mucho y rápidamente gritaba, una época en la que estaba de mal humor, mi marido me dijo una frase que no he olvidado desde entonces. Y creo que ha sido la mayor motivación para trabajar en mí. Él me dijo:

¿Quieres que esto sea lo que los niños recuerdan cuando piensan en su infancia? ¿A una madre malhumorada, estresada y quejica?

En el primer momento, naturalmente, me puse a la defensiva, pero esta frase me golpeó más profundamente y me conmovió más de lo que quería admitir.

El autocuidado para una mayor paz familiar

Por supuesto, no quiero que mis hijos me recuerden así. Quiero que me vean como alguien con quien siempre pueden contar, alguien en quien pueden confiar. Vivir aventuras con ellos, experimentar y descubrir el mundo, su mundo. La felicidad está ahí y es fascinante.

Para los niños, para nosotros, para mí

Por supuesto, quiero trabajar en mí misma para los niños. Pero realmente quiero trabajar en mí misma para nosotros, para mi marido y para mí, para nuestra relación. A menudo estamos tan desgastados por los niños y la rutina del trabajo que ya no discutimos entre nosotros, sino contra nosotros. ¿Quién tiene más estrés, quién ha dormido menos, quién ha tendido la ropa más veces, quién ha vaciado el lavavajillas,… ?

Yo para mí sola

Y por último, pero no menos importante, por supuesto, quiero trabajar en mí misma. Por supuesto, también cambia la personalidad cuando se tienen hijos, pero cambiarla no es perderla. Quiero encontrarme de nuevo, saber quién es Jennifer en realidad. Desde que nacieron los niños, siempre me he comprometido a cuidarlos bien, utilizo todas mis fuerzas para hacerlo y me olvido de guardar algo para mí.

No estoy muy segura de si se puede generalizar la afirmación “Si mamá está bien, los niños también están bien”,  porque, por supuesto, implica que la responsabilidad recae exclusivamente en la madre, lo que claramente no es así. Pero he notado que, en nuestro caso, toda la familia está más feliz y más relajada cuando yo lo estoy. Y ese es el objetivo.

Feliz, relajada, satisfecha, al menos en lo fundamental. Para que podamos cumplir todos nuestros propósitos y descubrir el mundo juntos.

“1000 Fragen an dich selbst” o “1000 preguntas para ti misma”

Como escribí al principio, este tema ha estado rondando en mí durante bastante tiempo, desde hace un par de años. Hasta ahora, este autodescubrimiento y  autocuidado, siempre tenía que estar al final de la cola. Detrás de la la familia, la casa, el trabajo… En una de las visitas a algún médico, en la sala de espera había un pequeño suplemento de alguna revista con el título “1000 preguntas para ti mismo”, lo estuve hojeando y, a pesar de estar en alemán, me llamó la atención y lo descargué de internet.

El folleto con las 1000 preguntas ha estado conmigo en mi agenda todo este tiempo, he intentado contestarlas muchas veces y, el otro día le volví a echar un vistazo y es cuando sentí la oportunidad de finalmente abordar este proyecto y comenzar una pequeña serie o un reto para mí.

A partir de ahora me haré 20 preguntas una vez a la semana solo para pensar un poco en mí misma y tal vez encontrar una u otra respuesta que no sabía antes. Para poder hacer esto sin abandonar, haré un post semanal. Algunas preguntas son bastante insignificantes y aleatorias, otras despiertan recuerdos y realmente te hacen pensar. Veinte preguntas parecen mucho a primera vista, pero considerando que algunas pueden ser respondidas con una sola palabra o frase, en realidad es posible.

Además, me gusta sentarme una vez a la semana y tomarme este tiempo conscientemente ¡es divertido!

¡Únete a mi!

Si también encuentras el tema emocionante, te invito a unirte y a responder a las preguntas en una entrada en tu blog y poner un enlace a  este post.

También puede participar  en Instagram o Facebook si no tienes un blog y etiquetarme. O simplemente puede publicar sus respuestas en los comentarios de mi blog. Ya sea de forma regular o irregular, privada o pública, no importa. Algunas de las preguntas son muy personales, no es necesario contestar todas las preguntas para participar. Ni siquiera sé si voy a hacer esto todavía. Pero tengo tanta curiosidad sobre las preguntas, las respuestas y si me ayudarán a encontrar a Jennifer de nuevo.

Here we go!

1000 preguntas para ti mismo  #1

1. ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez? La semana pasada probé a pintarme el ojo con un eyeliner.

2. ¿Con quién te llevas mejor? Con mi marido. Por supuesto tenemos nuestros más y menos, pero los enfados duran 5 minutos porqué son por tonterías (y cabezonería mía). Compartimos intereses, estilo de vida,… y eso hace que conectemos bien.

3. ¿En qué estás gastando demasiado tiempo? Navegar por Internet. Hay muchos momentos en los que es inspirador navegar por Pinterest, Instagram y compañía, pero los momentos en los que simplemente navego sin un objetivo son demasiado frecuentes.

4. ¿De qué chistes te puedes reír en voz alta? Depende de quien lo cuente, pero es fácil hacerme reír. Puedo estar un buen rato riendo por un chiste tonto.

5. ¿Te importa llorar delante de los demás?  Depende de por qué. En las películas, alguna vez se me escapa alguna lagrimilla cuando las cosas se ponen románticas o tristes. Eso no me molesta en absoluto. Pero también lloro rápidamente cuando estoy enfadada o me siento impotente y no puedo cambiar una situación.

6. ¿De qué está hecho tu desayuno? Normalmente siempre desayuno lo mismo. Un par de tostadas con aguacate, un poquito de atún y unas rodajas de tomate acompañado de un café con leche y un plátano.

7. ¿Quién fue la última persona a la que le diste un beso? A mi niña esta mañana al despertarse.

8. ¿En qué puntos eres como tu madre? Somos muy habladoras, nunca nos faltan temas de conversación.

9. ¿Qué haces a primera hora de la mañana? Lavarme la cara con agua fría y desayunar. Mi día no comienza hasta que desayuno.

10. ¿Puedes leer bien? Sí, muy bien, o eso creo.

11. ¿Hasta qué edad creías en Santa Claus? A mi casa venían los Reyes Magos y descubrí el secreto con 10 años, cuando nació mi hermana. Nació un 2 de enero y como faltaban cosas por comprar y mi madre estaba en el hospital, me enteré. No recuerdo si me lo dijeron o lo descubrí, pero me dio igual, era feliz con la llegada de mi hermana.

12. ¿Qué es lo que realmente quieres comprar? Uf! Me encanta comprar! Aunque no necesite nada, siempre puedo comprar algo. Hoy por hoy, dado que nos está costando mucho encontrar una vivienda de alquiler más grande, me compraría una casa a las afueras del pueblo, rodeada de naturaleza.

13. ¿Qué carácter te gustaría tener? Me gustaría ser menos impulsiva y rencorosa ¡soy muy rencorosa! y eso es malo.

14. ¿Cuál es tu programa de televisión favorito? Realmente, desde que estamos en Alemania, no veo nunca la tele.

15. ¿Cuándo fue la última vez que estuviste en un parque de atracciones? Este verano cuando estuvimos de vacaciones en España.

16. ¿Cuántos años te gustaría tener? Esto no me lo he planteado nunca. Me quedaría con unos 27-28, no se muy bien por qué, supongo porqué fue un momento en mi vida en que todo estaba bien.

17. ¿A qué vacaciones recuerdas con melancolía? La verdad es que no he viajado mucho. Solamente he estado en Marruecos en 2013 y, después de estar en Alemania, he ido a España. Obviamente, las vacaciones a España son las más especiales.

18. ¿Cómo se siente la maldad en ti? La maldad es probablemente un sentimiento que a nadie le gusta sentir. Sin embargo, también creo que es una situación en la que no debería perder mucho tiempo.

19. ¿Preferirías tener otro nombre? Pues no, nunca me lo he planteado a pesar de que siempre he tenido que recordar como se escribe porqué suelen escribirlo mal: Yennifer, Jenifer, Jenyfer….

20. ¿En qué ocasión dudaste de ti mismo? El día del parto de mi tercer hijo. En pleno expulsivo sin epidural tuve la sensación de no poder y dude realmente de si el bebé podría salir solo con mi ayuda. No por el dolor, porqué en ese momento ya no hay dolor, pero me daba la impresión que no tenía suficiente fuerza. Luego supe que cuando llega ese sentimiento, es que ya ha llegado el final del parto y es cuestión de segundos que el bebé nazca.

Y hasta aquí, las primeras 20 respuestas del #1000preguntasparatimisma. Espero leer las tuyas!

4 comentarios en “¿Quién soy desde que soy madre? sobre el autocuidado, el autodescubrimiento y 1000 preguntas para mí misma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *