Mi plan de parto

El otro día os hablé del plan de parto en general y hoy os quiero contar como he hecho el mío.

Como os he contado en otras ocasiones, en Alemania son muy pro parto natural y solo usan medicación e instrumental si es médicamente necesario, por lo que en ese aspecto estoy muy tranquila. Pero para el parto de Aisha quiero llevar mi plan porqué a pesar de que el parto de Anuar fue muy respetado hubieron algunas cosas que no me gustaron.

He dividido el plan de parto en 3 apartados por lo que os voy a detallar mis preferencias en ese orden.

Antes de entrar en materia, he hecho una pequeña introducción para las matronas y el resto de personal que intervenga en la que les comento que en caso de que sea necesario, el plan de parto es modificable, pero a la vez les pido que me informen de las decisiones de deban tomar. También delego la toma de decisiones a mi marido en caso de que yo no esté en condiciones de hacerlo.

Durante el parto

En este apartado recojo mis deseos desde que ingrese en el hospital hasta que nazca la bebé.

El primer punto que comento es que en el parto solamente quiero que esté la matrona, mi marido y si es necesario, un médico.

Se trata de un hospital universitario y se que tener estudiantes en ese momento entorpecería el proceso porqué no estaría cómoda.

También solicito que no me pongan la vía intravenosa rutinaria al ingresar. Es algo que me incomoda bastante, de hecho estar pendiente de que no se me enganche o si me molesta es lo que más me ha agobiado en los partos. Poner una vía es un momento y si hay complicaciones, entre que te preparan para quirófano o para la anestesia, da tiempo a ponerla.

En otro punto expongo que no quiero que rompan la bolsa de liquido amniótico artificialmente o me hagan episotomía si no es estrictamente necesario. Así como que rechazo completamente la maniobra de Kristeller.

Además, aunque se que en el hospital donde nacerá Aisha es así, solicito libertad de movimiento, una pelota de pilates para el proceso de dilatación y dar a luz en la posición en la que me encuentre más cómoda. También que me permitan comer y beber durante esa parte del parto.

También he anotado que en caso de que lo considere necesario, quiero tener opción a ponerme la epidural. Mi deseo es tener un parto natural, el de Anuar lo disfruté mucho, pero como cada parto es distinto prefiero contemplar esa posibilidad.

Y una vez que el bebé haya nacido, pido un pinzamiento tardío del cordón umbilical, si es posible después del alumbramiento de la placenta, y que se ponga al bebé inmediatamente sobre mi pecho.

Esto fue una de las cosas que no me gustaron del nacimiento de Anuar. No estoy segura porqué estaba en estado de éxtasis por la hormonas, pero juraría que cortaron el cordón muy deprisa. Mi marido también cree que fue así. Además dejaron al bebé un buen rato sobre una mesa, enroscado en una toalla, mientras lloraba y eso me angustió mucho. Tampoco recuerdo si fue durante la expulsión de la placenta o en qué momento, ni si realmente fue mucho rato pero a mi se me hizo eterno.

Otra cosa que quiero recalcar es que deseo que se respeten los tiempos de expulsión de la placenta y que no se intervenga de forma manual ni con oxitocina a menos que haya complicaciones.

En el parto de Anuar me pusieron un chute de oxitocina sin avisar para agilizar la expulsión, cosa que no entiendo ya que en un parto natural tienes la oxitocina por las nubes y no es necesario.

Referente a la bebé, solicito que el test de Apgar se haga sobre mi pecho como hicieron en España con los dos mayores y que nos dejen intimidad y en tranquilidad un tiempo para crear los primeros vínculos con el bebé y establecer la lactancia.

Con Anuar, nos llevaron enseguida a la habitación y como son compartidas, no hay intimidad para el piel con piel ni tranquilidad ya que puede haber visitas, la tele, luces encendidas…

Y por último, en este punto solicito que si han de llevarse al bebé para algún cuidado urgente permitan que el papá lo acompañe. Sigue leyendo

El plan de parto

Para el nacimiento de los dos mayores no preparé plan de parto. En el primero porqué no sabía ni que tal documento existiese y, en segundo, como mi hospital de referencia era uno de los pioneros en el parto respetado, tenía plena confianza en el equipo médico y conocía el protocolo.

En el tercer parto, ya en Alemania, sí hice plan de parto. Aquí has de ir al hospital donde quieres tener al bebé y “apuntarte”. Te hacen una entrevista para rellenar tu historial médico, y en esa misma cita se rellena el plan de parto. Es un plan de parto sencillo, con las preferencias básicas en cuanto a métodos de alivio del dolor, quien quieres que esté contigo, si quieres ingreso o prefieres parto ambulatorio…

Esta vez no he ido a apuntarme al hospital, como voy a ir al mismo que nació Anuar ya tienen mi historial. Me comentaron que no era obligatoria la inscripción.

Así que estoy preparando mi plan de parto para llevarlo el día que mi niña decida venir al mundo. Básicamente lo llevaré porqué deseo algunas cosas concretas que os contaré en otro post y se que con los nervios me va a costar transmitirlo en alemán.

A todo esto, puede que te estés preguntando…

¿Qué es el plan de parto?

El plan de parto es un documento en el que la embarazada define sus preferencias, necesidades y deseos sobre la atención en el parto y postparto inmediato.

No es un documento vinculante, si no una guía para las matronas y demás profesionales que intervengan en el parto.

Ha de ser un documento flexible y tener presente que si la situación lo requiere, puede ser que algunos puntos no se tengan en cuenta. Aunque en cualquier caso, las modificaciones y cambios de rumbo deberían ser informados a la parturienta para que esta mantuviese la confianza en el equipo médico y estuviese tranquila.

¿cuándo elaborar el plan de parto?

El plan de parto suele irse elaborando durante todo el embarazo a medida que vas teniendo información respecto al tema. En ocasiones, en los cursos preparto se habla del tema.

Pero lo habitual es preparar el documento en sí entorno a las 30-32 semanas.

¿Qué incluye el plan de parto?

El plan de parto suele ser un documento compuesto de una o dos hojas en la que se enumeran los deseos y preferencias de la futura mamá.

Se recomienda que sea sencillo de leer y separado por apartados en lugar de un texto muy extenso para que el equipo médico pueda encontrar rápidamente cualquier aspecto a tener en cuenta.

Lo habitual es que incluya nuestras referencias entorno al uso de analgésicos o otros métodos de control del dolor (epidural, acupuntura, baños calientes, masajes…), también si deseas libertad de movimiento y en qué posición te gustaría dar a luz (tumbada, en cuclillas, en la silla de partos, en el agua…), quien quieres que esté presente (el papá, las abuelas, estudiantes en prácticas…), la actuación sobre el cordón umbilical (pinzamiento tardío, donación…). Sigue leyendo