Vacunas ¿sí o no? Una lista de las enfermedades más importantes

Las enfermedades infantiles comunes no son todas inofensivas y a menudo muy desagradables y peligrosas para tu hijo. Si tu hijo coge alguna de estas enfermedades tendrá que soportar síntomas como fiebre alta, vómitos, náuseas, sarpullido etc. que serán mucho más fuertes si no está vacunado contra el virus. Para proteger a tu hijo de las enfermedades típicas de la infancia y para ahorrarte algunas preocupaciones y temores, puedes prevenir esto con las vacunas.

En este post he recopilado las enfermedades más importantes en niños y te expongo los pros y contras de las respectivas vacunas. Como es común tener dudas sobre el calendario de vacunas alemán, las menciono en español y alemán y así, si estás por estas tierras, te será más fácil identificarlas.

Tétanos – Wundstarrkrampf (Tetanus)

Incluso muchos de los médicos “antivacunas” recomiendan esta vacuna  porque la bacteria del tétanos entra en el cuerpo a través de heridas profundas y sucias. En cuanto tu hijo aprenda a andar, estará más expuesto a este tipo de heridas. A partir del tercer mes, se recomienda empezar a vacunarse contra el tétanos. La dosis debe repetirse al cabo de 2 meses y posteriormente a los 12 y 15 meses. Después de cinco años, en necesario un recordatorio.

difteria – Diphterie

La difteria causa un dolor de garganta e inflamación de los ganglios del cuello (además de fiebre, malestar general,…) que pueden provocar dificultad respiratoria y, en los peores casos, puede ser mortal. Rara vez se da en España o en Alemania, aunque últimamente ha aparecido con más frecuencia en países de Europa del Este.

La comisión de vacunación alemana (STIKO) recomienda que la vacunación contra la difteria se lleve a cabo junto con la vacuna antitetánica en el tercer mes de vida. La segunda dosis se pone al cabo de 4-6 semanas y entre 6 y 12 meses después, la tercera. La vacuna protege durante unos cinco años. En raras ocasiones produce efectos secundario. Y si no deseas vacunar a tu bebé tan pronto, se puede llevar a cabo más adelante. Sigue leyendo

Las revisiones pediátricas en Alemania: El U1

Como recibo muchas consultas cada vez que publico alguna foto en Instagram relacionada con las revisiones del pediatra, he decidido hacer un post sobre cada una de ellas.

En Alemania, como en España e imagino que en el resto de países, los niños tienen una cartilla de salud. A esta cartilla se la llama kinderuntersuchungsheft aunque también te la pueden solicitar como U-Heft o simplemente “libreta amarilla”. En dicha cartilla se registra todo lo relativo a la salud del bebé y viene bien pautado en qué fechas corresponde cada revisión y los aspectos que se revisan en cada una.

La primera revisión pediátrica, recibe el nombre de U1 y se realiza poco después del nacimiento.

Aunque el U1 es uno de los exámenes preventivos más importantes durante la infancia, normalmente solo lleva unos minutos. Dependiendo de como se haya desarrollado el parto, la matrona revisa el estado y las funciones corporales del recién nacido sola o con el apoyo del pediatra . Mediante esta observación, cualquier problema puede ser identificado y tratado rápidamente.

Justo después del nacimiento, también se realiza la prueba de APGAR, que lleva el nombre de la anestesista estadounidense Virginia Apgar, y se evalúan las siguientes características de salud: Sigue leyendo

El cuidado de los dientes del bebé

A la mini le salió su primer diente hace unos diez días (y a los 3-4 días, apareció el segundo) por lo que es el momento de comenzar con la higiene bucal.

Hay pediatras que aconsejan limpiar con una gasa las encias del bebé desde que nacen, otros recomiendan no hacerlo. En nuestro caso, no lo hemos hecho con ninguno de los cuatro.

Cuidado dental correcto desde el principio

Desde el primer diente, la asociación de dentistas pediátricos recomienda el cepillado de dientes con dedal de silicona o con un cepillo de dientes infantil con una cabeza pequeña y cerdas muy suaves. Los primeros dientecitos que salen suelen ser los incisivos y deben limpiarse una vez al día, preferiblemente por la noche, durante un minuto. No es necesario usar pasta de dientes, es suficiente con agua.

Cuando ya tienen molares hay que hacer incapié en estos porqué los residuos de alimentos se depositan con especial facilidad en la superficie de las muelas. Para entonces alargaremos el tiempo de cepillado a unos dos minutos. Como puede resultar pesado para el niño, podemos ayudarnos de un reloj de arena, temporizador con música… para que se entretenga. Sigue leyendo