Consejos para comprar una silla de paseo

¿Qué debes tener en cuenta al comprar una silla de paseo? ¿Qué es importante a la hora de comprar una silla de paseo? ¿A qué hay que prestar atención?

Hoy te voy a contar mis 6 mejores consejos para comprar sillas de paseo baratas online:

1. tipo de silla de paseo

Para que puedas encontrar la sillita adecuada para ti, debes decidir de antemano cómo, durante cuánto tiempo y a partir de qué momento quieres usarla.

Dependiendo de la edad de tu bebé, puedes elegir entre una silla de paseo pensada para bebés más pequeños, con hamaca reversible y reclinable, y con el respaldo firme para el desarrollo óptimo de su espalda y musculatura o puedes optar por una silla ligera con menos prestaciones.

2. propósito principal

¿ciudad, campo  o ambos? Al elegir tu silla de paseo, debes prestar atención a cómo y dónde la utilizarás principalmente. Si la mayor parte del tiempo estás en la ciudad, la silla de paseo tiene que ser muy maniobrable ya que a menudo tienes que esquivar a los niños pequeños, perros y corredores o ciclistas. Si andas mucho por caminos sin pavimentar, entonces las ruedas delanteras de la silla de paseo no deben ser demasiado pequeñas (debido a la sensibilidad de las piedras, ramas, etc.) y deben ser bloqueables. De este modo, podrás caminar por terrenos accidentados sin ningún problema. Sigue leyendo

Review: Silla de paseo Inglesina Espresso

Después de casi dos años de uso de la silla de paseo, creo que ya va siendo hora de hacer la valoración.

Con el tercero, Anuar, tuvimos claro que no compraríamos un cochecito completo con su capazo y mil histórias por varios motivos.

Primero porqué ya tuvimos la experiencia de los dos predecesores, a los que el capazo no les gustó nada. Marwan lo usó un poco más porqué al ser el Matrix de Jané, se podía reclinar un poco. Adam lo usó solamente en dos ocasiones, no lo soportaba, prefería ir pegadito a mi porteando.

Y como en Alemania no tenemos coche, nos movemos andando o en transporte público, con lo que necesitábamos algo muy ligero, manejable y qué ocupase poco. Lo que más se nos ajustaba era una silla ligera homologada desde el nacimiento, que de hecho ya teníamos una Chicco en el trastero, pero todas tenían la misma pega, las cestas eran muy pequeñas y necesitábamos cargar la compra por eso de no tener coche.

El bebé tenía que nacer a primeros de julio con lo que el frío no era un problema, pero de haber nacido en invierno, lo hubiese solucionado con un capazo blando.

Después de darle muchas vueltas, me topé con la Espresso de Inglesina ¡Tenía todo lo que buscaba!

Tiene las ruedas grandes con amortiguación y que se adaptan a cualquier tipo de terreno. El manillar unido permite manejarla con una sola mano (muy práctico en los días de lluvia). El manillas es regulable en altura, está forrado de espuma y con forma ergonómica, con lo cual es muy cómoda de llevar.

Se puede usar desde el nacimiento ya que reclina por completo. El asiento está acolchado pero yo le puse una colchoneta extra de memory foam para que fuese todavía más confortable. y tiene el reposapiés regulable. Para los primeros meses le compré un reductor de la marca Diono para que el bebé no fuese tambaleándose.

También incorpora una gran capota con protección UPF 50+ la cual me resultó muy útil en verano. Por la parte de atrás tiene un faldón con un bolsillo unido a la capota con cremalleras. Este se separa, se enrolla para arriba y se engancha con un clip. De esta forma la capota se puede regular en más posiciones, colocándola frente al bebé si el sol da de caras. A parte, sirve para que en los meses más calurosos el aire circule y no se quede estancado en la capota. Sigue leyendo