Vacunas ¿sí o no? Una lista de las enfermedades más importantes

Las enfermedades infantiles comunes no son todas inofensivas y a menudo muy desagradables y peligrosas para tu hijo. Si tu hijo coge alguna de estas enfermedades tendrá que soportar síntomas como fiebre alta, vómitos, náuseas, sarpullido etc. que serán mucho más fuertes si no está vacunado contra el virus. Para proteger a tu hijo de las enfermedades típicas de la infancia y para ahorrarte algunas preocupaciones y temores, puedes prevenir esto con las vacunas.

En este post he recopilado las enfermedades más importantes en niños y te expongo los pros y contras de las respectivas vacunas. Como es común tener dudas sobre el calendario de vacunas alemán, las menciono en español y alemán y así, si estás por estas tierras, te será más fácil identificarlas.

Tétanos – Wundstarrkrampf (Tetanus)

Incluso muchos de los médicos “antivacunas” recomiendan esta vacuna  porque la bacteria del tétanos entra en el cuerpo a través de heridas profundas y sucias. En cuanto tu hijo aprenda a andar, estará más expuesto a este tipo de heridas. A partir del tercer mes, se recomienda empezar a vacunarse contra el tétanos. La dosis debe repetirse al cabo de 2 meses y posteriormente a los 12 y 15 meses. Después de cinco años, en necesario un recordatorio.

difteria – Diphterie

La difteria causa un dolor de garganta e inflamación de los ganglios del cuello (además de fiebre, malestar general,…) que pueden provocar dificultad respiratoria y, en los peores casos, puede ser mortal. Rara vez se da en España o en Alemania, aunque últimamente ha aparecido con más frecuencia en países de Europa del Este.

La comisión de vacunación alemana (STIKO) recomienda que la vacunación contra la difteria se lleve a cabo junto con la vacuna antitetánica en el tercer mes de vida. La segunda dosis se pone al cabo de 4-6 semanas y entre 6 y 12 meses después, la tercera. La vacuna protege durante unos cinco años. En raras ocasiones produce efectos secundario. Y si no deseas vacunar a tu bebé tan pronto, se puede llevar a cabo más adelante.

Hib (Haemophilus Influenza tipo B) – Hib (Haemophilus influenza)

Las bacterias tipo B son patógenos que pueden causar meningitis, neumonía e inflamación de la epiglotis en los niños. Los niños menores de 18 meses son los más vulnerables. Por lo tanto, la STIKO aconseja que se lleve a cabo lo antes posible y se administra incluida en las vacunas combinadas hexavalentes  (contra la tos ferina, la difteria, el tétanos, la hepatitis B y la poliomielitis) en el tercer mes de vida. A los 12 meses, los niños habrán recibido 3 dosis.

tos ferina – Keuchhusten

La tos ferina se manifiesta a través de ataques de tos cortos y severos, que generalmente ocurren durante la noche. Para los niños esta enfermedad es siempre desagradable, pero realmente peligrosa para los bebés menores de 6 meses. Según la STIKO, la primera vacuna se recomienda en el tercer mes de vida del niño. Para ser realmente inmune, hay que esperar a que el bebé tenga todas la dosis. Las siguientes se administran en el cuarto y quinto mes de vida. A partir de los  seis meses la tos ferina es menos peligrosa. En España, desde hace unos años, debido al aumento de casos de contagio en bebés muy pequeños, se administra a las mujeres durante el embarazo.

Polio – Polio (Kinderlähmung)

La poliomielitis es prácticamente inexistente en Europa. La mayoría de las personas infectadas con la polio no tienen síntomas, y es posible que se recuperen sin complicaciones. Pero algunas veces las personas que contraen la polio desarrollan parálisis que puede terminar en una discapacidad permanente.

Hoy en día, se lleva a cabo una vacunación con el virus muerto para prevenir el resurgimiento de la enfermedad. Esta vacuna suele suministrarse como parte de una vacuna combinada con la del tétanos y la difteria.

Hepatitis B – hepatitis B

La hepatitis B es una forma de ictericia, transmisible a través de los fluidos corporales, pero sólo si el virus entra en una herida sangrante. Aunque sólo puede aparecer a partir de la adolescencia, esta vacuna se pone en el tercer mes de vida. Sin embargo, los críticos de la vacuna enfatizan que es poco probable que los bebés estén infectados y que la vacuna les supondría una carga innecesaria. Se recomienda que la vacuna se suministre justo antes de la pubertad. Los recién nacidos cuya madre sufre de hepatitis B son la excepción. Si este es el caso, los niños deben ser inmunizados inmediatamente después del nacimiento.

sarampión – Masern

El sarampión a veces puede causar inflamación cerebral. Sin embargo, esto sólo conduce a daños permanentes en uno de cada tres casos. El sarampión puede tener un curso más severo a partir de los diez años de edad y se recomienda que se lleve a cabo una vacunación combinada contra el sarampión, las paperas y la rubéola en el 11º y 14º mes de vida. La vacuna debe ser renovada 2 meses después. Los niños y niñas de hasta 10 años de edad suelen sobrellevar bien la enfermedad del sarampión, siempre y cuando no existan otros riesgos. Los padres deben consultar con su pediatra para ver si una vacunación temprana tiene sentido. Si los padres deciden no vacunar a su hijo, deben reconsiderarlo entre las edades de 9 y 12 años.

rubéola – Röteln

Dado que la enfermedad de la rubéola puede provocar deformidades embrionarias en las mujeres embarazadas, todas las niñas deben vacunarse contra el virus con vistas a un futuro embarazo. Se recomienda usar esto en combinación con la vacuna contra el sarampión y las paperas. Esto también se debe al objetivo de erradicar la enfermedad. Debido a que la rubeola no representa ningún peligro para los niños, algunos padres deciden que sus hijos pasen por la enfermedad porque la inmunidad después es más efectiva que la vacunación. En las niñas no vacunadas, se debe realizar un análisis de sangre para detectar la presencia de anticuerpos contra la rubéola a la edad de 12 años. En caso de que falten o haya muy pocos anticuerpos, se puede administrar la vacuna.

paperas – Mumps

Esta enfermedad viral febril puede causar inflamación testicular en los niños después de la pubertad y causar infertilidad. Se recomienda llevar a cabo una vacunación combinada contra las paperas con rubéola y sarampión a los 12 meses de vida. Al igual que con la rubéola, la vacunación se puede esperar hasta los 12 años de edad y se puede realizar un análisis de sangre. Si para entonces no se han presentado paperas, los médicos recomiendan la vacuna.

El calendario de vacunación incluye otras vacunas no “obligatorias” que he decidido no incorporar en este post ya que las opiniones son muy diversas de un país a otro.

Espero que te haya sido de ayuda!

Besitos,

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *